Higea, de la Cátedra de Cronicidad de la USC, mejor proyecto español de “sensibilización de la salud”

foto Sánchez-Agustino agradeciendo el premio
La subdirectora de la Cátedra y coordinadora de Higea, Montse Sánchez-Agustino, agradeciendo el premio. / RR SS.

La iniciativa gallega nació a finales de 2020 para poner en contacto a pacientes de COVID con sus familias, ha logrado el primer premio en su categoría dentro de la séptima edición de los galardones impulsados por Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson.

Higea, de la Cátedra de Cronicidad de la USC, mejor proyecto español de “sensibilización de la salud”

Higea, el proyecto de humanización para pacientes con coronavirus y sus familiares que puso en marcha en diciembre de 2020 la Cátedra de Cronicidad de la USC, recibió ayer el primer premio Afectivo-Efectivo en el apartado de “Acción de formación, transformación, información o sensibilización en torno a la salud desarrollada desde el ámbito universitario”. El prestigioso galardón, otorgado por Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson en colaboración con Cátedras en Red, contó en el jurado con destacados y reconocidos representantes de todos los ámbitos del sector de la salud, que reconocieron la relevancia de “Higea” entre los más de 500 proyectos presentados en esta edición. De hecho, la iniciativa de la Cátedra de Cronicidad de la USC se erigió como uno de los vencedores, el primero en su categoría, entre los 350 proyectos finalmente aceptados. Los premiados, según la propia organización, responden a las iniciativas y/o personas “que mejor han sabido transmitir los valores de afectividad, efectividad, innovación, compromiso y humanidad”.

De esta forma, la iniciativa que surgió de la propia experiencia personal de la subdirectora de la Cátedra y coordinadora de Higea, Montse Sánchez-Agustino, se ha convertido en un modelo de humanización hospitalaria en medio de una pandemia que resultó devastadora para las familias, muchas veces por la imposibilidad de comunicación entre éstas y el paciente. Por ello, Sánchez-Agustino dedicó el galardón a su madre fallecida -su inspiración para el proyecto-, y a las voluntarias y voluntarios -estudiantes de Medicina y Enfermería- que a lo largo de estos meses la han acompañado en esta acción solidaria destinada a llevar una voz amiga a pacientes y familiares, haciendo una labor de puente. Asimismo, destacó el apoyo incondicional de la Universidad de Santiago de Compostela; del director de la Cátedra de Cronicidad, el doctor Antonio Pose; del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, y del conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña.

En estos siete meses de vida, Higea ha puesto en contacto a familias hasta en 900 ocasiones. Los beneficiarios de este servicio han sido personas de edad avanzada o con problemas para realizar este contacto (43’5% hombres y 56,5% mujeres). Y el tipo de ayuda prestada fue en forma de videollamada múltiple (31%), videollamada personal (58,2%), llamada unipersonal (9,4%) y llamada telefónica múltiple (1,1%). Los voluntarios del programa de la Cátedra de Cronicidad también enviaron mensajes de texto, vídeos, mensajes de voz y fotos a los familiares que lo solicitaron.

Por otro lado, y según los formularios de satisfacción cubiertos por las familias, el servicio fue calificado de excelente, no considerando la necesidad de introducir ninguna mejora y con una petición de que las conexiones se realizaran dos veces al día. Esta respuesta de los beneficiarios de “Higea” ha llenado de satisfacción a la coordinadora del programa y los voluntarios. En palabras de Montse Sánchez-Agustino, “fuimos a las plantas Covid a dar y ellos nos dieron mucho más a nosotros”.  

Unos premios de especial relevancia en la pandemia

La VII edición de sus Premios Afectivo-Efectivo, creados para reconocer aquellos proyectos e iniciativas centrados en el paciente como eje del sistema sanitario, se celebraron en esta ocasión bajo el lema ‘Binomios esenciales de presente y futuro’.  Un lema que ha tomado especial relevancia en el momento histórico que nos ha tocado vivir a causa de la pandemia provocada por la COVID-19.

En esta ocasión, al igual que el pasado año, la ceremonia fue retransmitido en streaming y fue conducida por el periodista y presentador Roberto Arce. La mesa inaugural contó con la participación de Silvia Calzón, secretaria de Estado de Sanidad; Gotzone Sagardui, consejera de Salud del Gobierno Vasco; Joaquín Carballido, director de la Cátedra de Innovación (UAM) y representante de Cátedras en Red; y Luis Díaz-Rubio, director general de Janssen Iberia.

VII Edición Premios Afectivo-Efectivo

Estos premios tienen su razón de ser en el Modelo Afectivo-Efectivo (Modelo AE) y los valores humanistas del doctor Albert J. Jovell, gran defensor de la sanidad pública y valedor del paciente como centro del sistema. Desde su inicio en 2015, estos premios han acumulado un total de 2.100 proyectos y 133 premiados. Este año se han batido todos los récords anteriores, con un total de 535 inscripciones realizadas y 352 proyectos aceptados.

Los galardones –antes Premios Albert Jovell- cuentan con ocho categorías, de las que siete son abiertas y dotadas de un primer y segundo premio, cuya cuantía asciende a 3.000 y 1.500 euros, respectivamente (salvo la dirigida al ámbito universitario), y de un accésit. Este año, además de Higea hubo otros proyectos gallegos premiados. @mundiario 

 

 

Higea, de la Cátedra de Cronicidad de la USC, mejor proyecto español de “sensibilización de la salud”
Comentarios