Un estudio demuestra que una mala noche de sueño tiene un impacto negativo en las emociones

Una mujer intentado dormir. / Psicoportal.
Una mujer intentado dormir. / Psicoportal.
Una investigación reciente sobre la privación de sueño, que ha analizado más de 50 años de datos, destaca que la falta de descanso puede tener consecuencias significativas en nuestras emociones.
Un estudio demuestra que una mala noche de sueño tiene un impacto negativo en las emociones

Los resultados de una encuesta reciente, la Radiografía del Sueño, realizada por 40dB, muestran que casi la mitad de los adultos en España experimentan dificultades para dormir regularmente, lo que concuerda con los datos proporcionados por la Federación Española de Sociedades de Medicina del Sueño. Este último informa que aproximadamente el 10% de la población presenta algún trastorno del sueño, mientras que otro 30% se despierta sintiéndose poco descansado.

La privación crónica de sueño ha sido objeto de creciente interés científico debido a su asociación con una serie de enfermedades, desde obesidad hasta enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. Ahora, un importante metaanálisis publicado en una revista científica Asociación Americana de Psicología ha sintetizado décadas de investigación sobre este tema, centrándose en cómo afecta al estado de ánimo humano.

Los resultados son claros: cualquier forma de pérdida de sueño, ya sea total, parcial o fragmentada, puede provocar cambios emocionales al día siguiente. Los efectos más pronunciados incluyen una disminución del estado de ánimo positivo y un aumento de los niveles de ansiedad.

La investigación previa ya había demostrado que la privación de sueño afecta las conexiones entre las regiones emocionales y las cognitivas del cerebro. Sin embargo, este estudio destaca que incluso una pérdida de una o dos horas de sueño puede resultar en una disminución del estado de ánimo positivo y un aumento de la ansiedad al día siguiente.

A largo plazo, la falta crónica de sueño puede tener un impacto significativo en la salud mental. Las personas con problemas de sueño pueden padecer a la depresión y otros trastornos mentales.

Estos hallazgos tienen importantes implicaciones para la salud pública. Se debe priorizar el descanso en la agenda política, especialmente para los adolescentes, cuyos horarios escolares a menudo contribuyen a la privación de sueño. 

Es necesario mejorar la calidad del sueño puede tener beneficios significativos para la salud física y mental de la población en general. Promover un mejor descanso podría ser una estrategia efectiva para mejorar el bienestar emocional y reducir el riesgo de trastornos mentales a largo plazo. @mundiario

Comentarios