Montañas do Courel, conoce el geoparque Unesco del noroeste peninsular

Túnel de Montefurado
Túnel de Montefurado, construído por los romanos. / Unesco
Las formas del relieve refuerzan el Geoparque de O Courel: cañones fluviales de 400 metros de profundidad, cascadas de más de 30 metros de altura y más de 7 km de cuevas kársticas.
Montañas do Courel, conoce el geoparque Unesco del noroeste peninsular

En el suroeste de Europa, el Geoparque Mundial de la UNESCO Montañas do Courel, es un área natural que abarca 578 Km2 con altitudes de hasta 1641 metros. Poco más de 5200 personas viven como resultado de un desarrollo local basado en la geología desde la antigüedad, que constituye la piedra angular del Geoparque y la conservación de su rico y variado Patrimonio Cultural, con un lugar de interés geológico a nivel internacional y cuatro a escala nacional con carácter tectónico, mineralógico y geomorfológico. 

El lugar de mayor relevancia corresponde al extraordinario pliegue tumbado de las Montañas do Courel, de 45 km de largo que deforma la serie Precámbrica a Carbonífera. Además, las formas del relieve preservadas refuerzan el Geoparque: cañones fluviales de hasta 400 metros de profundidad, cascadas de más de 30 metros de altura, abanicos y terrazas aluviales, importantes formas de erosión y sedimentación glaciar, más de 7 km de cuevas kársticas, fósiles, etc.

65 fortificaciones de entre la Edad del Hierro y el Imperio Romano

Los humanos colonizaron las Montañas do Courel y nos dejaron de los primeros pasos en estas montañas, herramientas líticas, petroglifos, tumbas neolíticas en piedra y a continuación unas 65 fortificaciones de entre la Edad del Hierro y el Imperio Romano. Emplearon numerosas pizarras y cuarcitas locales de profundidad relacionadas con el encajamiento de los ríos. 

Desde estos asentamientos, techados también con pizarra, los romanos extrajeron oro de 89 minas excavadas en la roca del sustrato y en sedimentos aluviales, excavando canales para conducir agua y túneles para desviar ríos. Después se abandonaron los castros y los lugareños se instalaron en nuevos asentamientos llanos sobre abanicos y terrazas fluviales, antiguas minas romanas y grandes deslizamientos de tierra.

Las aldeas tradicionales actuales introdujeron el uso frecuente de las rocas formadas durante los distintos períodos del Paleozoico, de este modo es frecuente encontrar aldeas de caliza, pizarra, cuarcita e incluso gneis, combinadas, en menor medida con rocas Mesozoicas y Cenozoicas, importando el granito en contadas ocasiones, como por ejemplo para construir la abadía más antigua del Territorio (s.XII) en Torbeo.

Folgoso do Courel, Ribas de Sil, Quiroga y el Grupo de Desarrollo Rural Ribeira Sacra-Courel  gestionan juntos un Geoparque con tres museos y centros de interpretación (otro en construcción) y 25 puntos con interpretación geológica. 

La revista HGgT pone de relieve que en el Geoparque se organizan exposiciones y festivales relacionadas con los productos típicos locales: vino, castañas, aceite de oliva, miel y cerezas. Se guían grupos en todo el territorio y se colabora con el sector empresarial con la organización, directa del Geoparque, de actividades informativas, culturales y al aire libre, 45 bares-restaurantes, 25 casas de turismo rural, hostales y hoteles y un área para acampar (otra en construcción), para un total de más o menos 700 camas.  @mundiario

Montañas do Courel, conoce el geoparque Unesco del noroeste peninsular
Comentarios