EL Chile de Boric

Gabriel Boric, presidente chileno. / RR SS
Gabriel Boric, presidente chileno. / RR SS

Si se hubiera aprobado el proyecto de Constitución que el presidente Gabriel Boric respaldó incondicionalmente, Chile habría entrado en una etapa de dislocamiento institucional, según Sergio Muñoz, en Clarín de Buenos Aires.

"Al atardecer del domingo 4 de septiembre, la mayoría de los chilenos respiró con alivio. Había motivos para ello. La opción Rechazo había obtenido el 62% de los votos en el plebiscito constitucional, con lo que se alejaba el peligro de un inmenso retroceso del país. Si se hubiera aprobado el proyecto de Constitución que el presidente Gabriel Boric respaldó incondicionalmente, Chile habría entrado en una etapa de dislocamiento institucional, crisis de la economía y aguda confrontación política."

(...) "El texto consagraba un sistema de justicia indígena y la confiscación de tierras reclamadas como ancestrales por los activistas del negocio político de la raza."

(...) "El Frente Amplio, el Partido Comunista y demás grupos radicales, que controlaron la Convención, no elaboraron una Constitución propiamente tal, sino una plataforma ideológico-programática para favorecer sus expectativas de poder. Era una especie de vía constitucional a la revolución. En los hechos, el diseño de otro país, en el que quedaba al desnudo que, por razones de conveniencia, la izquierda ya no defiende la igualdad, sino las militancias identitarias y la segmentación racial."

(...)"El gobierno de Boric recibió directamente el impacto del Rechazo, con lo que se acentuaron los problemas derivados del precario liderazgo presidencial. Es amplia la inquietud por la estabilidad y la gobernabilidad. En todo caso, lo que resalta en el nuevo cuadro es el hundimiento de un proyecto autoritario. Puede ser el punto de partida de la regeneración democrática de Chile." (Extractos de Clarín). @mundiario

Comentarios