“Transformación azul”: la nueva estrategia de la FAO para mejorar los sistemas alimentarios acuáticos

Imagen referencial de hombres pescando. / Pixabay
Imagen referencial de hombres pescando. / Pixabay

El organismo de la ONU destaca la producción pesquera y la acuicultura como grandes contribuyentes a la seguridad alimentaria mundial.

“Transformación azul”: la nueva estrategia de la FAO para mejorar los sistemas alimentarios acuáticos

La acuicultura se ha hecho presente este miércoles en la tercera jornada de la Conferencia sobre los Océanos, la cual se celebra en Lisboa Portugal. De hecho, se presentó el nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El estudio titulado “Hacia la transformación azul” relata el estado mundial y regional de la pesca y la acuicultura en este 2022, además menciona la necesidad actual de satisfacer a 10.000 millones de personas en medio de un sistema alimentario presionado por el cambio climático, la pandemia de la Covid-19 y los conflictos bélicos que azotan al mundo.

En este sentido, el informe sirve como referencia para los gobiernos y afines al sector, pues es una estrategia visionaria diseñada para mejorar el potencial de los sistemas alimentarios bajo el agua y de cómo alimentar a la creciente población mundial de forma sostenible. Por tanto, la FAO considera la “transformación azul” como la forma de producir, gestionar, comercializar y consumir alimentos acuáticos de acuerdo con lo establecido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

La pesca como sistema alimentario

QU Dongyu, director general de la FAO señala que, “el crecimiento de la pesca y la acuicultura es vital en nuestros esfuerzos para acabar con el hambre y la malnutrición en el mundo, pero se necesita de una gran transformación en el sector para hacer frente a los desafíos”.

"Debemos transformar los sistemas agroalimentarios para garantizar que los alimentos marinos se cosechen de forma sostenible, se salvaguarden los medios de subsistencia y se protejan los hábitats acuáticos y la biodiversidad”, añadió. Y es que los sistemas alimentarios acuáticos poseen un enorme potencial para satisfacer la demanda de hambre que afecta a medio centenar de países.

Por su parte, Peter Thomson, enviado especial del secretario general, António Guterres, considera la acuicultura como la alternativa más saludable para el mundo, la cual tiene el “potencial de alimentar a nuestros nietos y a otras generaciones venideras, si lo hacemos bien”.

De igual forma, la pesca y la acuicultura es una fuente de empleo, comercio y desarrollo económico. De hecho, Manuel Barange, director de la división de Pesca y Acuicultura de la FAO, cifró en más de 58 millones las personas que “dependen directamente de la pesca y la acuicultura”.

De acuerdo con el informe de la FAO, la sostenibilidad de los recursos pesqueros sigue siendo preocupante, pues el porcentaje de poblaciones pesqueras sostenibles cayó al 64,6% en 2019, un 1,2% menos que en 2017. Sin embargo, el mismo estudio indica que hay señales alentadoras, ya que las poblaciones de peces proporcionaron el 82,5% del volumen total de los desembarques de 2019.

Ante esto, Thomson manifestó la necesidad de una mayor financiación para cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 14. “La acción tiene que ver con el dinero, hay que meter la mano en el bolsillo y hacerla realidad”, sentenció. @mundiario

“Transformación azul”: la nueva estrategia de la FAO para mejorar los sistemas alimentarios acuáticos
Comentarios