La tendencia del consumo en los países más ricos afecta el entorno infantil, según UNICEF

Una imagen de la contaminación del aire / OMS
Una imagen de la contaminación del aire / OMS

El plomo, la humedad, el moho, la contaminación por plaguicidas y atmosférica son parte de los fundamentos que sostiene la organización a lo largo de su estudio.

La tendencia del consumo en los países más ricos afecta el entorno infantil, según UNICEF

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha presentado un nuevo informe en el que manifiesta las bajas condiciones ambientales en las que crecen los niños.

Escenarios insalubres, peligrosos y nocivos asociados a los plaguicidas, la humedad, el plomo y a un espacio sin luz adecuada hacen del mundo un lugar contaminado para el desarrollo pleno y bienestar mental de los infantes. Sin embargo, UNICEF, culpabiliza como principal responsable al consumo excesivo de los países más ricos, quienes contribuyen al cambio climático, agotan los recursos naturales e incluso, generan grandes cantidades de residuos electrónicos que se vierten en el mundo.

Asimismo, el informe se centra en hacer una comparación de los casos de 39 países de la Organización para el Desarrollo Económico (OCDE) y de la Unión Europea, donde concluye que una niñez sana se da en un lugar seguro y estable, con alimentos suficientes y saludables, agua limpia y una familia armónica, sin embargo, la diferencia de muchos es otra, pues incluso en los países más ricos, los niños están expuestos a aires contaminados, al plomo, los ruidos fuertes o paredes con moho o hacinados en casas frías o demasiado oscuras.

En este sentido, Gunilla Olsson, directora de la Oficina de Investigación de UNICEF, declaró que “las condiciones de vida insalubres dañan irremediablemente el bienestar mental y físico de los niños, su desarrollo cognitivo y sus perspectivas de una vida feliz y saludable. Para un niño que vive con altos niveles de tráfico o sin suficiente espacio verde para jugar, las opciones para escapar o contrarrestar estos peligros son pocas”.

Impacto ambiental

De igual forma, el estudio destaca que los países más ricos como Australia, Bélgica, Canadá y Estados Unidos tienen mayor impacto ambiental debido a los desechos electrónicos y a las graves emisiones de dióxido de carbono, mientras que en las naciones más modestas de América Latina y Europa, la situación es otra.

Incluso, UNICEF presenta una serie de hallazgos que muestran una perspectiva desoladora. De hecho, más de 20 millones de niños de los 39 países evaluados muestran niveles elevados de plomo en la sangre, además, Finlandia, Islandia y Noruega son poseedores de altos índices de emisiones, residuos electrónicos y consumo.

En otras latitudes como Islandia, Letonia, Portugal y Reino Unido, se evidencia que un 20% de los niños están expuestos a la humedad y el moho, pero la situación se complica en Chipre, Hungría y Turquía, debido al alza de esa cifra. Asimismo, México con su contaminación atmosférica roba años de vida a sus infantes y en Bélgica, Israel, Países Bajos, Polonia, República Checa y Suiza, el problema radica en la contaminación por plaguicidas.

Alternativas paliativas

Estas consisten en la implementación de acciones políticas a todos los niveles, pero no solo eso. UNICEF insta a concentrarse en los niños y su futuro, reduciendo la contaminación de las distintas áreas, mejorando el entorno de los infantes más vulnerables con el fin de reducir las desigualdades y garantizar el cumplimiento de las necesidades de los menores, además de involucrarlos en los debates y decisiones ambientales y en el diseño de sus entornos inmediatos e incluso, mitigar lo más posible el impacto global en el medio ambiente.

Acciones que se cumplirán basados en dos instrumentos internacionales, como lo son la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. @mundiario

La tendencia del consumo en los países más ricos afecta el entorno infantil, según UNICEF
Comentarios