¿En qué beneficiaría al planeta el consumir insectos, leche fermentada y hongos?

Hongos. / Pexels
Hongos. / Pexels

Los estudios indican que si para el 2050 se lograra reemplazar las proteínas animales por las fúngicas, la desforestación global se reduciría a la mitad e incluso, habría una disminución de las emisiones de metano.

¿En qué beneficiaría al planeta el consumir insectos, leche fermentada y hongos?

El veganismo se presentaba como la mejor alternativa para reducir el impacto ambiental. Sin embargo, actualmente se han expuesto unas variaciones que señalan que el comer otro tipo de proteínas animales es igual o más beneficioso para el planeta que las dietas vegetarianas.

Al respecto, Rachel Mazac, investigadora del Instituto de Ciencias para la Sostenibilidad de la Universidad de Helsinki, publicó a finales del mes de abril un estudio consistente en el remplazo de la proteína animal por proteínas microbianas y leche fermentada, las cuales podrían reducir hasta en un 80% el cambio climático debido a la disminución del uso de aguas y tierras agrarias.

En este mismo contexto, los científicos del Instituto Potsdam para el Estudio del Impacto Climático de Alemania (PIK), plantearon que sustituir el 20% de la carne de vacuno de aquí a 2050 por proteína fermentada, reduciría la desforestación a la mitad. Acción que los autores definen como “un gran comienzo” que limitaría el impacto negativo de la producción de carne vacuna, ya que según Florian Humpenöder, autor principal del estudio publicado en Nature, la carne de los rumiantes es la principal fuente de emisión de gases de efecto invernadero.

Cumplen con los valores nutricionales

Asimismo, Isabelle Weindl, coautora del estudio del PIK, explica que existen diversas proteínas provenientes de hongos, aunque según su parecer, las microbianas derivadas de la fermentación son las más idóneas, ya que su textura simula la de un filete y cuenta con una serie de aminoácidos esenciales.

Por otro lado, este tipo de proteína no requiere la misma cantidad de tierra agrícola usada para las carnes rumiantes, aunque habría que dedicar un terreno al cultivo de caña de azúcar o remolacha, necesarias para la fermentación.

Ahora bien, estas opciones muestran una ventaja ante las dietas veganas, sin embargo, eso no implica que las personas modifiquen su alimentación basada en proteínas, grasas y carbohidratos, por una basada en insectos, lácteos fermentados y proteínas microbianas. @mundiario

¿En qué beneficiaría al planeta el consumir insectos, leche fermentada y hongos?
Comentarios