La ONU estima que cada año se destruyen 10 millones de hectáreas de bosques

Deforestación de ecosistemas / ONU
Deforestación de ecosistemas / ONU

La Organización de las Naciones Unidas advierte que la destrucción de los ecosistemas tendrá repercusiones económicas y de salud en la población mundial.

 

La ONU estima que cada año se destruyen 10 millones de hectáreas de bosques

Han pasado casi siete años desde la creación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y pese a que los 193 miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a llevar a cabo los 17 objetivos del proyecto, siendo uno de ellos el Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras, detener la pérdida de biodiversidad (objetivo número 15), el Secretario  General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), afirmó que anualmente se destruyen 10 millones de hectáreas de bosques a nivel mundial.

Por consiguiente, António Guterres, consideró que es esencial para el planeta aplicar la Declaración de  de los líderes de Glasgow sobre los Bosques y el Uso de la Tierra, que se llevó a cabo en noviembre de 2021, donde los líderes de 141 países reafirmaron su compromiso por el desarrollo sustentable, así como por la “conservación de bosques y otros ecosistemas terrestres y acelerar su restauración”. Por otra parte, también se mencionó la promoción del consumo de alimentos sostenibles, con el fin de evitar la deforestación y el desgaste de la tierra.

De igual manera, Juliette Biao, directora de la Secretaría del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques, recordó que la pandemia por covid-19 ha demostrado la íntima relación entre la salud de las personas y la de los ecosistemas. Añadió además, que la propagación de enfermedades animales transmitidas a personas ocurre “cuando se degradan los paisajes naturales, a causa de la extracción de recursos, la deforestación a gran escala, el comercio ilegal de especies silvestres y el cambio climático”.  

“Estamos pagando el precio de nuestras decisiones insostenibles”

En julio de 2021, el Banco Mundial lanzó el informe Los argumentos económicos a favor de la naturaleza, en el que se menciona la dependencia de la economía mundial respecto a la naturaleza, aseverando que “el colapso de determinados servicios ecosistémicos proporcionados por la naturaleza podría resultar en una disminución del producto interno bruto (PIB) mundial de USD 2,7 billones anuales para 2030”.

Es necesario puntualizar, que las regiones del sur de África y Asia meridional serán las que peores consecuencias enfrenten, pues sus repercusiones en el PIB anual serían de hasta 9.7% y 6.5%, respectivamente. En relación a esto, David Malpass, presidente del Banco Mundial, mencionó que es necesario mantener la naturaleza si se quiere lograr un crecimiento económico global, más aún ahora que las naciones buscan recuperarse de la pandemia por SARS-CoV-2.

La urgencia de invertir en nuevos modelos de consumo 

Liu Zhenmin, secretario general adjunto de Asuntos Económicos y Sociales, mencionó  que “el modo en que consumimos los recursos naturales está haciendo mella en la salud de nuestro planeta y, según algunas estimaciones, si la población mundial alcanza los 9600 millones de personas en 2050, necesitaremos el equivalente a casi tres planetas de recursos naturales para mantenernos”.

Recordemos que, anualmente se realiza una estimación del agotamiento de los recursos naturales disponibles cada año, siendo conocido como el Día de la Sobrecapacidad, que en 2021 se celebró el 29 de julio, lo que significó que en 210 días la población mundial acabó con el capital natural disponible, tal como informó el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). @mundiario

La ONU estima que cada año se destruyen 10 millones de hectáreas de bosques
Comentarios