El manto áspero de la sequía se extiende cada vez más por el planeta

El cambio climático y las prácticas insostenibles en relación con la tierra y el agua están provocando sequías en todo el mundo. / Naciones Unidas.
El cambio climático y las prácticas insostenibles en relación con la tierra y el agua están provocando sequías en todo el mundo. / Naciones Unidas.

Un informe de la ONU alerta que los impactos masivos de las sequías inducidas por el ser humano apenas comienzan a manifestarse, con una reducción de los niveles de los embalses y menos rendimiento agrícola.

El manto áspero de la sequía se extiende cada vez más por el planeta

Durante la segunda jornada de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28), la Convención de la ONU de Lucha contra la Desertificación (CNULD) reveló datos impactantes sobre la sequía, señalando que nos encontramos frente a una emergencia global de proporciones sin precedentes. El informe, elaborado en colaboración con la Alianza Internacional para la Resiliencia a la Sequía (IDRA), destaca la crítica situación que enfrenta el planeta.

Ibrahim Thiaw, secretario ejecutivo de la Convención, hizo hincapié en la necesidad de una transformación profunda para hacer frente a las sequías cada vez más frecuentes y graves. La situación es tal que los niveles de embalses están disminuyendo, el rendimiento agrícola se hunde, la biodiversidad se ve afectada y las hambrunas se extienden, advirtió Thiaw.

El informe destaca ejemplos alarmantes, como la cuenca hidrográfica del Plata en Brasil y Argentina, que no experimentaba una sequía tan grave desde hace 78 años. Esta situación ha llevado a una reducción drástica en la producción de soja en Argentina, estimándose una caída del 44% en 2023, con consecuencias económicas significativas.

Europa no ha escapado a esta crisis, enfrentándose el año pasado a la sequía más grave de los últimos 500 años. En el Corredor Seco de Centroamérica, 1,2 millones de personas necesitan ayuda alimentaria después de cinco años de olas de calor y lluvias impredecibles.

Necesidad de cooperación internacional

El informe también proyecta que, si la temperatura mundial aumenta 3º por encima de los niveles preindustriales, 170 millones de personas podrían enfrentarse a sequías extremas. Soluciones como la restauración del suelo, la gestión sostenible de tierras y prácticas agrícolas respetuosas con la naturaleza se presentan como críticas para aumentar la resiliencia global.

El llamado a la acción incluye la adopción de técnicas agrícolas sostenibles, gestión eficiente del agua y preparación ante desastres. Los líderes destacan la necesidad de cooperación internacional, intercambio de conocimientos y justicia medioambiental y social para abordar la sequía y respetar los límites planetarios.

En conclusión, la COP28 se enfrenta a una realidad preocupante: las sequías amenazan con desencadenar crisis humanitarias a escala mundial, exigiendo medidas inmediatas y colaboración global para proteger nuestro planeta y sus habitantes. @mundiario

Comentarios