El mal pronóstico de Guterres: “Se avecina un invierno de descontento mundial”

Intervención de António Guterres en la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU. / ONU
Intervención de António Guterres en la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU. / ONU

El titular de la ONU ha llamado a los líderes internacionales a buscar soluciones a los problemas comunes trabajando “como naciones unidas”.

El mal pronóstico de Guterres: “Se avecina un invierno de descontento mundial”

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, inició su discurso de este martes en la 77ª Asamblea General de la ONU, instando a los líderes a colaborar para enderezar el rumbo del mundo, pues estamos en momentos “sumamente difíciles” debido al conflicto en Ucrania, la subida de los precios de los alimentos y la energía, al calentamiento global, y sobre todo, al aumento de las desigualdades.

De acuerdo con Guterres, “navegamos en aguas turbulentas. Se avecina un invierno de descontento a escala mundial. La crisis del costo de la vida está haciendo estragos. La confianza se desmorona. Las desigualdades se disparan. Nuestro planeta está ardiendo”.

Tras dos años de debate virtual a causa de la pandemia de la Covid-19, el titular de la ONU recordó a los líderes que “tenemos el deber de actuar”. Aunque lamentó que el mundo está paralizado y que “la comunidad internacional no está preparada ni dispuesta a afrontar los desafíos drásticos enormes y dramáticos de nuestra era.

Conflicto en Ucrania

Para Guterres, las divisiones geopolíticas actuales socavan al Consejo de Seguridad, el derecho internacional, la confianza en las instituciones democráticas y todas las formas de cooperación internacional. De hecho, aseguró que “no podemos seguir así”, haciendo alusión a la guerra en Ucrania y al aumento de los conflictos en el mundo.

Además, dijo que las relaciones internacionales parecían encaminarse hacia un mundo del G-2; “pero ahora corremos el riesgo de terminar con el G-nada: ni cooperación, ni diálogo, ni solución colectiva de los problemas”.

Calificó como inquietantes los informes sobre las tumbas en Izyum, Ucrania, pero también consideró que existen algunos rayos de esperanza en el mundo, entre ellos el arraigo del proceso de paz en Colombia.

Crisis climática

Por otro lado, el jefe de la ONU explicó que el cambio climático ha sido relegado a un segundo plano, cuando en realidad debería “ser la prioridad de todos los gobiernos y organizaciones”.

“Estamos abocados a un desastre climático. Lo vi hace poco con mis propios ojos en el Pakistán, donde un tercio del país ha quedado sumergido por un monzón de una furia desmedida. Lo estamos viendo por doquier”, agregó.

Ante esta situación en la que los países del G20 generan el 80% de todas las emisiones, “hay que exigir responsabilidades a las empresas de combustibles fósiles y a quienes promueven sus intereses: bancos, fondos de capital privado, gestores de activos y otras instituciones financieras que siguen invirtiendo y avalando la contaminación por carbono”. @mundiario

El mal pronóstico de Guterres: “Se avecina un invierno de descontento mundial”
Comentarios