Infraestructuras basadas en la naturaleza: clave para alcanzar los ODS

Las ciudades sostenibles ayudan a combatir los efectos del cambio climático. / Unsplash.
Las ciudades sostenibles ayudan a combatir los efectos del cambio climático. / Unsplash.

Un informe de la ONU revela que las infraestructuras basadas en la naturaleza pueden influir en el 79% de las metas de la Agenda 2030, destacando su papel crucial en el desarrollo sostenible.

Infraestructuras basadas en la naturaleza: clave para alcanzar los ODS

Un nuevo informe presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Oficina de Servicios para Proyectos (ONUSP) y la Universidad de Oxford destaca la importancia de las infraestructuras basadas en la naturaleza en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para el año 2030. Según el estudio, estas estructuras pueden influir en hasta el 79% de todas las metas de la Agenda 2030, desempeñando un papel fundamental en el desarrollo sostenible, la acción por el clima y la conservación de la biodiversidad.

El estudio señala que cuando una infraestructura se basa en la naturaleza, puede utilizarla para proporcionar servicios esenciales para su propio funcionamiento. Por ejemplo, la vegetación puede estabilizar taludes, contribuyendo así a la estabilidad de carreteras adyacentes. Este enfoque, según explican las agencias involucradas, no solo es beneficioso para el medio ambiente, sino que también puede resultar rentable y sostenible.

El hub de infraestructura global calcula que se necesitarán casi 100 billones de dólares de inversión en infraestructuras sostenibles para satisfacer la demanda mundial de servicios en 2040. Estos servicios son cruciales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo, y las infraestructuras basadas en la naturaleza pueden desempeñar un papel importante en su prestación de manera rentable, sostenible y resiliente. El informe destaca que el mayor impacto en los ODS se logra cuando las soluciones verdes se combinan con activos de infraestructuras construidas, influyendo en hasta el 95% de todas las metas de la Agenda 2030.

Los autores del informe también subrayan cómo las soluciones de infraestructuras basadas en la naturaleza pueden contribuir a la protección de comunidades contra los efectos del cambio climático. La restauración de arrecifes de coral, manglares y vegetación costera ha demostrado proporcionar protección contra inundaciones y oportunidades de subsistencia en lugares como Dar es Salaam, Tanzania.

Emisiones de gases de efecto invernadero

Además, el informe destaca el papel clave de mitigación que desempeñan las soluciones verdes al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la construcción y el funcionamiento de infraestructuras convencionales. Ejemplos como los techos verdes del aeropuerto O'Hare de Chicago, que han duplicado la vida útil de los tejados, ilustran cómo estas soluciones pueden ser beneficiosas tanto para el medio ambiente como para la economía.

En cuanto a las recomendaciones, el informe aboga por una mayor colaboración entre políticos y profesionales para integrar la naturaleza en la planificación y el diseño de infraestructuras convencionales. Además, destaca la importancia de obtener más datos sobre el rendimiento a largo plazo de las infraestructuras basadas en la naturaleza y el desarrollo de modelos de financiación que puedan tener en cuenta sus amplios beneficios.

En palabras de Sheila Aggarwal-Khan, directora de la División de Industria y Economía del PNUMA, "este informe pone de relieve el papel crucial que desempeña la infraestructura natural en la prestación de muchos de los servicios y beneficios colaterales que sustentan el desarrollo sostenible y las sociedades sanas y resilientes". Además, enfatiza la necesidad de planificar las infraestructuras teniendo en cuenta y protegiendo los activos naturales para hacer realidad estos beneficios. @mundiario

Comentarios