El incremento de los precios de alimentos nos acerca a una emergencia humanitaria

Una imagen del trigo / FAO
Una imagen del trigo / FAO

Según la FAO, 33 países de África, nueve de Asia y dos de América Latina y el Caribe serán quienes experimenten en mayor medida las consecuencias de la inflación.

El incremento de los precios de alimentos nos acerca a una emergencia humanitaria

Las consecuencias de la inflación se evidencian en el precio de los alimentos. De hecho,  la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió este jueves que aunque los países gastarán este año una cifra récord de 1,8 billones de dólares en la importación de los alimentos que necesitan, no significa que aumentarán la cantidad de comida que comprarán, por el contrario, será menos.

La situación ha generado la preocupación del organismo de la ONU, pues los países más vulnerables pagarán más por menos como consecuencia de la guerra en Ucrania y al alza de los precios de cereales y fertilizantes. Sin embargo, Upali Galketi Arachilago, economista líder del estudio de la FAO titulado “Informe de perspectivas alimentarias para 2022”, concuerda en que el aumento está asociado a la incertidumbre provocada por el conflicto, pero agrega la inquietud por el clima como un factor determinante.

Además, el organismo vaticina “un posible endurecimiento de los mercados de alimentos y a que las facturas de importación de alimentos alcancen un nuevo récord”. Incluso, se detalló que la cantidad adicional que se gastará en importaciones de comestibles ascenderá a 51.000 millones de dólares.

Artículos al alza

Las grasas animales, los aceites vegetales y los cereales serán los principales contribuyentes al incremento de las facturas de importación este año, reduciendo la capacidad de compra en los países en desarrollo, mientras que las naciones más vulnerables no tendrán otra opción que gastar un 5% menos en la importación de alimentos para este 2022.

Por su parte, los Estados de África Subsahariana y otras naciones que compran más de lo que exportan, la FAO calcula que obtendrán cantidades más bajas de alimentos esenciales por el alza en los costos.

Situaciones catalogadas como “señales alarmantes desde una perspectiva de seguridad alimentaria”, que le dificultará a los importadores “financiar los crecientes costos internacionales”, generando una posible emergencia humanitaria.

Por consiguiente y como medida paliativa en las naciones más vulnerables, la FAO recomienda la creación de un mecanismo de apoyo a la balanza de pagos que permita garantizar las importaciones de alimentos.

Por otro lado, las estimaciones indican que la producción de carne en Argentina, la Unión Europea y Estados Unidos se reducirán; sin embargo, las exportaciones globales aumentarán en un 1,4% debido al alza del 8% en la producción de carne de cerdo en China.

Asimismo, la producción mundial de leche se expandirá en 2022 más lentamente que en periodos anteriores, frenada por rebaños lecheros más pequeños y menores márgenes de ganancia en varias regiones productoras importantes. Además, la producción mundial de azúcar y la pesca aumentarán de acuerdo a las estimaciones del organismo.

Estos son los países que requieren asistencia alimentaria exterior

Según el informe de la FAO se trata de 44 naciones, 33 de las cuales pertenecen a África, donde las condiciones empeoran cada vez más, nueve en Asia y dos en América Latina y el Caribe; Haití y Venezuela.

De hecho, la FAO señala que de los 6,04 millones de migrantes y refugiados, 3,5 millones de ellos necesitan ayuda alimentaria. Situación similar en Haití, donde unos 4,56 millones de personas enfrentan una inseguridad alimentaria aguda y necesitan asistencia urgente.

Las reducidas cosechas de cereales entre 2018 y 2021, aunado al alza del precio de los alimentos, agravados por la agitación sociopolítica y las dos catástrofes naturales es lo que traen consigo. @mundiario

El incremento de los precios de alimentos nos acerca a una emergencia humanitaria
Comentarios