España, Portugal y las crías de tiburones: ¿pesca indiscriminada o negocio rentable?

Un tiburón blanco. / Wikipedia.
Un tiburón blanco. / Wikipedia.

La ONG internacional ha denunciado que la demanda mundial de productos de tiburón sigue creciendo de forma exponencial, pues la venta de su carne representa un negocio muy lucrativo.

España, Portugal y las crías de tiburones: ¿pesca indiscriminada o negocio rentable?

La organización ambientalista internacional Greenpeace publicó este jueves un informe con motivo del Día Internacional de Conciencia por los Tiburones, en el que se denuncia cómo las flotas pesqueras de España y Portugal pescan constantemente en zonas de cría de tiburones en el Atlántico Norte utilizando palangres.

El informe titulado ‘Tiburones en extinción: cómo las flotas pesqueras de la UE impulsan el comercio mundial de tiburones’, sostiene que en un día de pesca en esta zona se emplean más de 1.200 kilómetros de sedal del que cuelgan un aproximado de entre 15.000 a 28.000 unidades.

En este sentido, la investigación desarrollada en mayo de este año destaca que tanto en Horta (Azores) como en Vigo, capturan especies inmaduras, juveniles y crías de tiburón azul que medían entre 50 y 70 cm, mucho menos de la mitad de lo que debería medir, pues no existe ninguna normativa que regule las tallas mínimas de captura, longitud o número máximo de anzuelos en el Atlántico Norte.

Ante esta situación, Pilar Marcos, responsable de la campaña de la ONG ambientalista en España, manifestó que aunque la “Unión Europea y sus estados miembros afirman ser líderes en la protección de los océanos, sus flotas pesqueras están pescando indiscriminadamente en zonas de cría de tiburones en el Atlántico Norte”. Incluso, “España y Portugal intentan perpetuar el estado actual de desgobernanza mundial que ha llevado casi a la desaparición de algunas especies de tiburones”.

Una especie amenazada

Pese a que los expertos en el tema llevan más de 20 años alertando del peligro que corren los tiburones, pues son uno de los animales más amenazados del mundo, con 17 especies en peligro de extinción como por ejemplo, el tiburón marrajo.

De hecho, en 2017 los científicos advirtieron que incluso deteniendo la captura de esta especie en específico, su población tardaría más de 20 años en recuperarse, ya que este animal tiene unas características biológicas que los hacen más vulnerables con una camada de 4 a 16 crías después de un período de gestación de 15 a 18 meses y con un ciclo de desove cada 3 años. Además, en 2018 se pedía una prohibición total de su captura en el Atlántico Norte, aunque no fue hasta 2021 que se aprobó una moratoria de pesca, y solo por dos años. Por su parte, la flota española consideró descabellado incluir la el marrajo en las listas de especies amenazadas, alegando que “es absurdo equiparar al tiburón con un rinoceronte blanco o un lince, que no se comen”.

Mientras tanto, el tiburón azul, la especie más pescada en el Atlántico Norte está inmersa en una incertidumbre total, pues se desconoce cuál es su estado actual y solo goza de una cuota de pesca en la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT).

“Lo que está sucediendo en el Atlántico Norte es el ejemplo más claro de cómo la gobernanza de los océanos no está funcionando. Se antepone el beneficio económico a la supervivencia de las especies. No podemos seguir así. Necesitamos que se apruebe  un Tratado Global de los Océanos ambicioso y fuerte este año para arreglar este sistema disfuncional y poner la protección marina en el centro de la gobernanza global de los océanos”, añadió Marcos, pues la venta de carne de tiburón es un negocio muy lucrativo. De hecho, España es el principal exportador mundial de carne de esta especie con 24.075.118 dólares recaudados en 2020 y es seguido por China con 21.612.517 dólares y Portugal con 17.247.454 dólares. @mundiario

España, Portugal y las crías de tiburones: ¿pesca indiscriminada o negocio rentable?
Comentarios