El agua está contaminada y podría generar nuevas pandemias, según datos de PNUMA

Representación de la contaminación del agua por antibióticos / ONU
Representación de la contaminación del agua por antibióticos / ONU
El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente advierte que estamos expuestos al consumo de agua contaminada que podría causar aumento de patógenos resistentes a los medicamentos.
El agua está contaminada y podría generar nuevas pandemias, según datos de PNUMA

La más reciente investigación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) advierte que la población mundial está expuesta, sin saberlo, al consumo de agua contaminada por antibióticos, “lo que podría causar aumento de patógenos resistentes a los medicamentos y potencialmente propiciar otra pandemia mundial”.

El estudio expone que la mayoría de antibióticos se excretan, y terminan por ser descargados en océanos y ríos. Tan solo en 2015, diariamente se consumieron 34,800 millones de dosis de antibióticos a nivel mundial, de las cuales el 90% se excretaron en el medio ambiente como dosis activas. Y debido a que el 80% de las aguas residuales no son tratadas, esto podría estar generando superbacterias que eludan la medicina moderna.

Uso excesivo de antibióticos

El sitio online especializado en salud infantil, KidsHealth, publicó en julio de 2019 que el uso constante o erróneo de antibióticos causa mutaciones en las bacterias, por lo que las medicinas dejan de ser eficaces para combatirlas, conociéndose como resistencia bacteriana. En ese mismo año, el informe del PNUMA mostró que “las infecciones resistentes a los antibióticos se relacionaron con la muerte de casi 5 millones de personas”.

Por consiguiente, se informa que en caso de seguir así, estas infecciones podrían causar hasta 10 millones de muertes anuales para el año 2050, por lo que "las consecuencias del continuo desarrollo y propagación de la resistencia antimicrobiana podrían ser catastróficas"; recordando que conforme más tiempo esté expuesta una bacteria a los productos farmacéuticos, más índice de inmunidad obtendrá.

Por otra parte, el PNUMA también pide hacer consciencia del uso correcto de estos medicamentos, pues se utilizan con demasiada frecuencia aún cuando no es necesario. Tomando en consideración el caso de España, los datos del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), muestran que entre enero y julio de 2020 la tasa bajó 21% en Atención primaria y 5% en los hospitales, recuperando la tendencia decreciente del uso de antibióticos desde 2014 hasta 2019, año del surgimiento de la pandemia por SARS-CoV-2.

Solución para frenar este problema medioambiental

Precisamente, el informe hace una remembranza de las lecciones que dejó la pandemia por covid-19, aseverando que la mayor de ellas, es “la necesidad de prevenir y abordar simultáneamente varias amenazas sanitarias”. Respecto a la situación de los fármacos, la solución es bastante simple: se debe frenar la contaminación por antibióticos, mediante un mejor sistema de tratamiento de aguas residuales.

Por desgracia, el comunicado muestra que el cambio climático jugará un papel fundamental en el incremento de infecciones resistentes a los antimicrobianos, debido a que muchas enfermedades son sensibles al clima, razón por la que el PNUMA colaboró con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), para crear el Marco Estratégico para la colaboración en materia de resistencia a los antimicrobianos. @mundiario

El agua está contaminada y podría generar nuevas pandemias, según datos de PNUMA
Comentarios