La cinta de A24 que pretendía plantar terror, pero resulto ser aburrida y tediosa

Jessie Buckley en Men: terror en las sombras./ RR SS
Jessie Buckley en Men: terror en las sombras./ RR SS
Men: terror en las sombras, una cinta que se ha posicionado entre lo más visto de Prime Video, que si tienes la oportunidad de verla, déjala pasar.
La cinta de A24 que pretendía plantar terror, pero resulto ser aburrida y tediosa

Una película que desafía las expectativas, pero no precisamente de la manera deseada es Men: terror en las sombras. Una cinta que se ha posicionado entre lo más visto de Prime Video, pero si tienes la oportunidad de verla, déjala pasar, no pierdes nada.

La industria cinematográfica británica ha sido cuna de joyas fílmicas, pero también de propuestas que, lamentablemente, no cumplen con las expectativas. Men, la nueva obra del aclamado Alex Garland, se adentra en un territorio oscuro y simbólico, pero termina por perderse en un laberinto de aburrimiento y falta de cohesión.

Desde los primeros minutos, la película promete sumergir al espectador en un viaje perturbador, pero lo que sigue es una sucesión interminable de escenas lentas y carentes de emoción. La trama, que intenta explorar temas como la violencia de género y el feminismo, se desvanece en un mar de simbolismos confusos y diálogos poco inspirados.

La protagonista, interpretada por Jessie Buckley, se ve envuelta en una serie de situaciones cada vez más extrañas y surrealistas, pero ninguna logra generar el más mínimo atisbo de suspense o intriga. Los primeros 30 minutos son tediosos, y cuando se espera que la trama alcance su punto álgido, simplemente se estanca en un marasmo de escenas inconexas y grotescas.

Uno de los aspectos más rescatables de la película es su discurso feminista, que se presenta de manera sutil pero poco contundente. Sin embargo, este punto positivo se pierde entre un mar de aburrimiento y se siente como una historia ausente.

La dirección de Garland, conocido por sus trabajos previos como Ex Machina y Annihilation, parece tambalearse en esta ocasión. Si bien logra crear una atmósfera inquietante, no logra sostenerla a lo largo de todo el metraje. Los efectos visuales, si bien son impresionantes en algunos momentos, no son suficientes para salvar una película que se siente como una verdadera pérdida de tiempo.

En resumen, Men es una película que promete mucho, pero que termina por decepcionar. Con una trama confusa y escenas interminables, esta obra de Garland se convierte en un ejercicio de paciencia para el espectador. A pesar de su discurso feminista y algunas actuaciones destacables, no logra despegar del aburrimiento y la falta de cohesión. @mundiario

Comentarios