Buscar

MUNDIARIO

La Xunta ofende a los médicos ofreciéndoles una propina por su dedicación a la epidemia

Durante la última semana hubo manifestaciones de trabajadores sanitarios ante todos los gobiernos autonómicos, reclamando un cambio de rumbo en la política sanitaria que todavía no ha superado la crisis de 2008, en forma de recortes salariales y de plantillas, así como de un crecimiento vertiginoso de la contratación temporal.
La Xunta ofende a los médicos ofreciéndoles una propina por su dedicación a la epidemia
Un médico.
Un médico.

José Luis Méndez Romeu

Pedagogo y columnista.

Discurría la campaña electoral gallega con perfil bajo hasta que la Xunta decidió comprar algunas voluntades, diseñando un bono turístico de 250 euros, dirigido a los 20.000 empleados del sistema sanitario, centros de mayores y de personas discapacitadas. A quince días de las elecciones la finalidad no podía ser más transparente.

El Consello Galego de Colegios Médicos, que representa a trece mil médicos, acaba de publicar una nota oficial, tan breve como contundente, rechazando una medida que califican de propina, contraria al código ético profesional. Recuerdan que han trabajado durante la crisis con déficit de material de protección, que califican de escandaloso, reclamando “dignidad, no frivolidad”. Concretan sus demandas en estabilidad laboral y en recursos suficientes. Muestran su solidaridad con la hostelería, considerando que merecen medidas de apoyo más serias y menos improvisadas.

Cabe recordar que durante la última semana han tenido lugar manifestaciones de trabajadores sanitarios ante todos los Gobiernos autonómicos, reclamando un cambio de rumbo en la política sanitaria que todavía no ha superado la crisis de 2008, en forma de recortes salariales y de plantillas, así como de un crecimiento vertiginoso de la contratación temporal por semanas, días e incluso horas. Es frecuente encontrar a sanitarios que acumulan decenas de contratos anuales. Y no es el menor de los problemas la baja retribución del personal médico, que lleva al pluriempleo con jornadas agotadoras para conseguir retribuciones adecuadas. Frente al nivel de las demandas, el citado bono no puede considerarse sino como una falta de tacto por no decir una ofensa.

La Xunta naturalmente no habla de esto, pues tendría que reconocer que los citados recortes fueron aplicados precisamente tras el cambio de gobierno en 2009 por la nueva Administración popular. Es cierto que en Italia se ha aplicado un bono semejante pero dirigido a toda la población por debajo de 40.000 euros de renta anual, como parte de un paquete de incentivos turísticos. No en campaña electoral ni para un colectivo determinado.

El malestar profesional en la sanidad dura ya mucho tiempo. La epidemia ha hecho tomar conciencia a la totalidad del colectivo de que las condiciones de trabajo no pueden continuar hipotecadas al voluntarismo, siendo necesario abordar rigurosamente los problemas. Se han puesto de manifiesto carencias notables, en previsión, coordinación y capacidad de respuesta. Los profesionales citados saben con total certidumbre que la crisis ha sido superada por su esfuerzo y entrega. No lo olvidarán. Saben que la sociedad está en deuda con ellos y que ésta sólo se saldará en los presupuestos anuales, en forma de retribuciones, plantillas suficientes y otras mejoras organizativas.

Lo que en ningún caso merecen es la propina de dos noches de hotel o similar mientras se ignoran las demandas reales. Si no hay voluntad de resolver éstas, al menos que haya respeto. @mundiario