Washington se compromete con la UE a no modificar sus políticas exteriores

Federica Mogherini y Rex Tillerson. / Twitter
Federica Mogherini y Rex Tillerson. / Twitter

Los jefes de la diplomacia de Estados Unidos y la Unión Europea se reunieron esta semana y acordaron entre otras cosas respetar también el tratado de libre comercio entre ambos.

Washington se compromete con la UE a no modificar sus políticas exteriores

Federica Mogherini vistió Washington para cumplir con su agenda diplomática en Estados Unidos. La jefa de la diplomacia de la Unión Europea sostuvo un encuentro con su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, así como con otros altos mandos de la nueva Administració del gigante norteamericano. Se trata del primer acercamiento de Bruselas con el Gobierno de Donald Trump.

La diplomática italiana se mostró optimista tras la reunión con Tillerson. Más allá de los bruscos cambios políticos de Estados Unidos en estos últimos tiempos, dijo Mogherini, la alianza entre ambos bandos es fuerte e independiente. De paso aprovechó para recordar lo esencial que son el uno para el otro para temas como la lucha contra el terrorismo y la creación de empleo, pues Europa es el primer mercado para el país americano.

No obstante, también dejó algunos mensajes cargados de seriedad contra el presidente estadounidense, particularmente en el tema del Brexit, al que Trump mismo ha alabado y profetizado que vendrán más consultas similares para abandonar el club continental. "Puede que esto ocurra desde otras partes del mundo, pero nunca se verá a Europa hacerlo. Los europeos esperan que Estados Unidos no interfiera en la política europea", expresó. "Los europeos son lo suficientemente inteligentes para tomar las decisiones políticas por sí mismos", añadió Mogherini.

Según le informaron los representantes presidenciales y estatales con los que se reunió, Mogherini fue notificada de que la Casa Blanca no tiene en su agenda ningún cambio brusco respecto a la política exterior. El secretario de Estado, secundado por un séquito de asesores presidenciales, le confirmaron que mantendrán las sanciones a Rusia por sus injerencias en Ucrania, cuando menos hasta que cesen las hostilidades en el este del país de acuerdo al acuerdo firmado en Minsk, así como el pacto nuclear con Irán, reporta El País.

La noticia confirma las palabras pronunciadas por Trump hace algunos días, calmando, aunque sea de momento, los pronósticos que temían un nuevo giro en las políticas de Washington. El republicano ve con buenos ojos un acercamiento más intenso con Moscú al tiempo que sube la voz ante Teherán luego de haber criticado el acuerdo que limita su programa nuclear durante su campaña electoral.

Mogherini no tomó ningún paso en falso para no molestar su ilustre anfitrión. Lo que sí dejó claro es que la Unión Europea está preparada para convertirse en la líder mundial si al final Trump exilia a Estados Unidos como ha amenazado.

La representante de Bruselas defendió el libre comercio, criticado por las políticas proteccionistas del presidente estadounidense. "La UE seguirá siendo un punto de referencia en comercio libre y justo", zanjó.Mogherini también aclaro que Washington todavía no se ha pronunciado en relación al TTIP, el acuerdo de libre comercio firmado entre el gigante norteamericano y el continente. De momento Trump ya se cargó a su país del TPP, el tratado de libre comercio que sostenía con 11 países del Pacífico, y ha ordenado que se renegocie el TLCAN, el tratado que todavía une a Canadá y México.

La tensión fue un tanto más evidente cuando se llegó al tema del conflicto palestino e israelí, para el que la UE insiste en la creación de dos Estados. No obstante, Washington ha criticado abiertamente la solución propuesta por Bruselas. Mogherini también criticó las intenciones de Trump de trasladar la embajada de su país a Jerusalén.

Respecto a la inmigración, el santo grial de la Administración de Trump, Mogherini disimuló su disconformidad. "Tenemos un enfoque diferente", aseguró. La estrategia europea está basada en la mutua cooperación, el respeto a los derechos humanos y, principalmente, evitar el inútil derramamiento de sangre. "No damos la bienvenida a todo el mundo, eso no significa que construyamos muros o discriminemos según la nacionalidad", zanjó.

Washington se compromete con la UE a no modificar sus políticas exteriores
Comentarios