Buscar

MUNDIARIO

Vox pide al Gobierno que anule a los partidos independentistas catalanes

La extrema derecha saca adelante una proposición de no ley en la Asamblea de Madrid aunque es de carácter puramente simbólico.
Vox pide al Gobierno que anule a los partidos independentistas catalanes
Rocío Monasterio, líder de Vox en Madrid. / Twitter
Rocío Monasterio, líder de Vox en Madrid. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

La Asamblea de Madrid ha aprobado una proposición no de ley con que Vox solicita al Gobierno de España que declare ilegales a los partidos independentistas. El proyecto salió adelante con los votos del Partido Popular, Ciudadanos y Vox, pero fue en una votación sin carácter vinculante ni ejecutivo, por lo que su relevancia es puramente simbólica. En todo caso, el Tribunal Supremo y el Constitucional son los encargados de determinar si los partidos separatistas son legales o no. Eso sí, los declaren ilegales o no, lo cierto es que esta votación, a tres días de las elecciones generales, demuestra que el triunvirato de derechas ha cerrado filas en torno al conflicto en Cataluña.

Los chicos de Rocío Monasterio esgrimieron que el referéndum ilegal de independencia que Cataluña llevó a cabo el 1 de octubre de 2017 llevó al "uso ilegítimo de las propias herramientas del Estado para destruir el propio Estado y quebrar la unidad de la Nación” que, a fin de "restaurar el orden constitucional", deberá ser castigado con la ilegalización de los partidos que promovieron aquella consulta. A la vez, la agrupación ultraderechista pidió a La Moncloa que negocie con la Unión Europea para incluir a los Comités de Defensa de la República (CDR) dentro de la lista de grupos criminales y terroristas, apoyándose en los datos de la investigación por terrorismo que conduce la Audiencia Nacional contra 10 de sus miembros. Por último, pidió que se suspenda y revoque cualquier pago, subvención o ayuda que estas bandas pudieran estar recibiendo de la Generalitat.

“Se nos dirá que esto no tiene nada que ver con Madrid”, explicó el diputado de Vox, Ignacio Arias. "Pero hace unos días hubo una manifestación en apoyo de los CDR", continuó en relación a la concentración que desembocó en incidentes en Madrid, aunque en realidad la congregación fue por la sentencia del procés. "Como sabemos, ya hay una causa iniciada contra los CDR, lo que nos permite instar a su ilegalización. Las leyes prohíben subvenciones contrarias a la ley. No estamos ante una PNL (proposición no de ley) ideológica, sino jurídica y en defensa de la nación española y el estado de derecho. La defensa de nuestra democracia y la Constitución están en juego”, agregó.

En su escrito, los de Monasterio han citado las constituciones de Portugal y Alemania, las cuales prohíben la existencia de partidos contrarios a la unidad del Estado. No obstante, la Constitución de España no cuenta con esta prohibición, y las leyes tampoco le otorgan al Ejecutivo la facultad de deshacer agrupaciones políticas, pues es competencia del Supremo.

“Parece lógico pensar que los que defendemos la democracia y la vigencia de la Ley de Partidos compartamos que, si así lo determinan los tribunales, se inste a la ilegalización de formaciones que atenten contra nuestra democracia”, dijo Alfonso Serrano, diputado del PP.

"El problema de los partidos separatistas es cuando se separan del ordenamiento jurídico", criticó por su parte Araceli Gómez, de Ciudadanos.

Otra vez, Vox consiguió imponer su agenda política nacional a los demás partidos derechistas en la capital. Justo en el inicio de la legislatura, la ultraderecha presentó ante la Cámara la exhumación de Francisco Franco. Posteriormente, se encaró con el Gobierno de la región por la llegada de menores migrantes no acompañados a Madrid, un tema con el que espera ganar votos con base en el miedo a la inseguridad. Para el jueves, por último, ha puesto a todos a debatir sobre el independentismo catalán en el Parlamento madrileño, lo cual causó serias protestas desde los diputados de los partidos de izquierda.

Respuesta de la oposición

“Se lo hemos dicho por activa y por pasiva a los independentistas y ahora hay que decírselo a ustedes: en una democracia de verdad las ideas no delinquen, salvo que expresen odio”, dijo el portavoz adjunto del PSOE en la Asamblea, José Manuel Rodríguez Uribes. "Delinquen los hechos, no las palabras. Esta es la grandeza de nuestra democracia constitucional", prosiguió.

“Ilegalizar a los partidos... ¿qué tipo de ley de la selva creen que tenemos por Constitución?”, ironizó por su parte Pablo Gómez Perpinyà, portavoz de Más Madrid. "En democracia las leyes las aplican los jueces y los tribunales, y no de forma arbitraria”, cerró. @mundiario