Elecciones en Rusia: Putin gana pero pierde apoyo y los comunistas avanzan posiciones

Vladimir Putin. / RRSS
Vladimir Putin. / RR SS
Rusia Unida obtuvo un 49% de los votos, según los primeros resultados (más del 90% de los sufragios contabilizados),  lo que permite al partido gobernante conservar la mayoría en la Duma. Los comunistas quedan en segunda posición con casi el 20% de los votos.
Elecciones en Rusia: Putin gana pero pierde apoyo y los comunistas avanzan posiciones

El partido de Vladimir Putin revalida su mayoría parlamentaria. Tras tres días electorales y un gran descontento social por la situación económica y la pandemia, el partido nacionalista Rusia Unida se alza con el triunfo con el 49% de los votos, lo que permite al partido gobernante conservar la mayoría en la Duma. Resulta interesante comprobar que el segundo partido más votado, el Partido Comunista, pasa del 13% a casi el 20% de los votos, según las cifras de la Comisión Electoral. Una tendencia que debería preocupar a Putin.

Unos 110 millones de rusos fueron llamados a las urnas este fin de semana para elegir a los 450 diputados de la Cámara Baja del Parlamento, en unos comicios que son considerados un simulacro de las presidenciales de 2024. Así, las elecciones legislativas de este año se han convertido en un barómetro de la popularidad de las fuerzas del Kremlin tras la pandemia. Y estas fuerzas comienzan a decaer, a pesar de que Putin haya hecho lo posible para "eliminar" a sus adversarios políticos y que éstos no pudiesen presentarse a las elecciones.

Con la popularidad de Rusia Unida bajo mínimos históricos (29%) y consciente de ello, el Kremlin no ha querido correr riesgos de perder la mayoría parlamentaria. Durante meses, las autoridades rusas han reprimido y acosado cualquier voz disidente, desde opositores hasta medios independientes u organizaciones civiles. La campaña ha estado plagada de irregularidades, como candidatos clones para despistar a los electores y dividir el voto opositor o propaganda negra destinada a perjudicar a candidatos disidentes.

Rusia Unida cae

El partido vinculado al presidente ruso ya encaraba la contienda con un escenario muy distinto al de 2006, cuando arrasó en las primeras elecciones de este tipo: obtuvo la mayoría constitucional al conseguir 34 de los 450 escaños en 2016 y disparó así el apoyo al mandatario. Este año, sin embargo, la popularidad de Putin ha quedado lastrada por la gestión de la emergencia sanitaria; una crisis económica con una inflación disparada por encima del 6,7%; y la represión de la oposición con miles de activistas detenidos en protestas en el último año. 

"La popularidad de Rusia Unida, el partido apoyado por el Kremlin, está bajo mínimos —con un 29% de intención de voto, según los últimos sondeos—. Y con el descontento social creciente por la crisis económica y la imparable inflación y una apatía electoral generalizada, las autoridades están agudizando sus maniobras e iniciativas para mantener la supermayoría de dos tercios actual. También el dominio en los Gobiernos regionales y consejos municipales: algunos se decidirán también este fin de semana”, valora El País.

Los analistas dudaban que hubiera cambios: Rusia Unida sigue siendo el partido más influyente en el país, aunque enfrente tiene a un Partido Comunista, liderado por Gennady Zyuganov, que ha crecido mucho. Por detrás, el Partido LDPR, encabezado por el nacionalista Vladimir Zhirinovsky.

Alexéi Navalni y el voto inteligente 

Uno de los protagonistas de las elecciones es el opositor Alexéi Navalni, que cumple dos años y ocho meses de prisión por un polémico caso que ha suscitado la crítica internacional. “Navalny es visto por el Kremlin como un verdadero peligro porque tiene la capacidad de movilizar a los ciudadanos a través de internet”, sostiene el político opositor ruso Vladimir Milov.

La organización del activista, que no concurre como partido político y, de hecho, nunca ha podido registrarse como tal, movió los hilos de la jornada con su plataforma voto inteligente, cuyo objetivo era recomendar a qué candidatos votar en los 225 distritos para frenar el avance del partido del Gobierno. “Puede que el Partido Comunista sea el más beneficiado, no significativamente, pero esto es un motivo de preocupación para los demócratas”, adelanta Grigorii Golosov, jefe de Análisis Político de la Universidad Europea de San Petersburgo. 

 

Las elecciones legislativas en Rusia han sido organizadas en una jornada de tres días con el fin de “minimizar los riesgos de contagio por Covid-19”. Y han estado marcadas por la polémica, como hemos indicado: candidatos ‘clonados’, el veto a numerosos candidatos, censura en las redes sociales y la reducida presencia de observadores internacionales son algunas de las denuncias de la oposición. 

En total acudieron más de 5.800 candidatos de 14 partidos, incluidos 10 aspirantes independientes los que se postularon para estas elecciones, de acuerdo con la Comisión Electoral Central (CEC). Además de los diputados de la Cámara Baja del Parlamento ruso, los votantes elegirán a 12 jefes de entidades federadas y 39 parlamentos regionales.

Según ha indicado el Ministerio del Interior ruso, las tres jornadas de votación podrían haber repercutido en el resultado de las legislativas. El destino inmediato de la política de Rusia ya se ha jugado. @mundiario


 

Elecciones en Rusia: Putin gana pero pierde apoyo y los comunistas avanzan posiciones
Comentarios