El veto a la expedición de visados a turistas rusos: un nuevo frente para la UE

Turistas en un aeropuerto. / Mundiario
Turistas en un aeropuerto. / Mundiario

Los países miembros del este de Europa han reclamado la cancelación de visados a ciudadanos rusos para endurecer las sanciones contra el Kremlin, pero Alemania se opone.

El veto a la expedición de visados a turistas rusos: un nuevo frente para la UE

Con la guerra en Ucrania sin un final en el horizonte, los países más próximos geográficamente con Rusia, y sus más duros críticos en la Unión Europea, han reclamado un nuevo giro de tuerca a las sanciones contra el Kremlin. Los Estados al este de Europa han exigido un nuevo frente en la UE, empezando con la prohibición de conceder visados turísticos a ciudadanos rusos.

Los miembros de los Veintisiete que comparten la mayor parte de sus fronteras con Rusia han exigido un endurecimiento de las sanciones, en vista de que el conflicto se prolongue aún más. Estonia y Finlandia se han sumado a la iniciativa que Lituania mantiene desde el inicio de la guerra, complicar el acceso de ciudadanos rusos a los visados con excepción de motivos humanitarios, y han pedido que la medida sea adoptada por toda la UE.

La República Checa, que ostenta la presidencia temporal del bloque comunitario por este semestre, ha considerado esta alternativa como “otra sanción muy efectiva”, según informó su ministro de Relaciones Exteriores Jan Lipavsky en un comunicado, en el que aseguró que sacará la propuesta en una reunión informal de cancilleres europeos que tendrá lugar en Praga a finales de agosto.

Praga ha cesado la emisión de visados para turistas rusos desde el 25 de febrero, el día después de que estalló la guerra. En este sentido, la Comisión Europea ha recordado que es competencia de cada Estado decidir acerca de la emisión de sus visados, pero la portavoz de Asuntos Interiores del Ejecutivo europeo ha pedido que se mantenga la concesión de visas por asuntos “humanitarios, familiares, periodísticos y para los disidentes”.

EE UU descarta prohibir visados a turistas rusos

Por su parte, EE UU ha descartado por el momento prohibir la entrada de ciudadanos rusos en su territorio. En una rueda de prensa telefónica, el viceportavoz del Departamento de Estado, Vedant Patel, declaró que “nuestra intención es que nuestras sanciones no dañen o tengan un impacto significativo en el pueblo ruso”.

Patel destacó que el “desacuerdo” es con el Kremlin y no con la población rusa. El funcionario reiteró que Washington ya ha emprendido “pasos significativos para responder a Putin”, como las restricciones comerciales y sanciones económicas “sin precedentes” que están provocando un “impacto drástico en Rusia” como la caída de las bolsas y la escalada de precios.

Poner fin a los visados para que los turistas rusos puedan ingresar al espacio Schengen tiene un gran detractor dentro de los Veintisiete: Alemania. En la tradicional rueda de prensa veraniega del Ejecutivo alemán, Olaf Scholz ha rechazado esta sanción alegando que la invasión de Ucrania “es la guerra de (Vladímir) Putin” y que no debería dirigirse a toda la población “incluidos los inocentes”.

Entre tanto, el Parlamento de Letonia ha aprobado una resolución en la que decreta a Rusia como un Estado promotor de terrorismo, una condición que no tardó en recibir respuesta por parte de Moscú, que acusó a los legisladores bálticos de guiarse por “una xenofobia bestial” y les llamó “neonazis”. @mundiario

El veto a la expedición de visados a turistas rusos: un nuevo frente para la UE
Comentarios