Buscar

MUNDIARIO

Vertebrados y crustáceos

¿Dónde colocamos a Pablo Casado? Como crustáceo, tiene el interior demasiado duro, dogmático. Como vertebrado, no tiene nada de blando y flexible lo de fuera.

Vertebrados y crustáceos
Pablo Casado. / Mundiario
Pablo Casado. / Mundiario

Firma

Pablo González Mariñas

Pablo González Mariñas

El autor, PABLO GONZÁLEZ MARIÑAS, es colaborador de MUNDIARIO. Es político, profesor de Derecho Administrativo y escritor. Fue miembro del Partido Galego Independiente y diputado por la UCD en el primer Parlamento de Galicia. Tras ser uno de los fundadores de Coalición Galega, en 1985 encabezó la escisión del sector más nacionalista, que dio origen al Partido Nacionalista Galego. Fue conselleiro de la Presidencia y diputado por el BNG. @mundiario

El verano es estación propicia para la reflexión, más o menos afortunada, sobre el comportamiento de los demás mortales. Nos evitamos a nosotros mismos y murmuramos de los demás. Mucho más en política.

Hace ya bastantes años, charlando sin prisa un día con Eduard Punset, me formuló una división bipolar de los seres humanos: sensibles y crustáceos. Lo suyo era una taxonomía muy radical, basada en la empatía o en la absoluta carencia de ella. Decía, además, que era muy fácil distinguir a crustáceos y sensibles y colocar a cada persona en el hemisferio correspondiente. Como es natural, se explayó con los ejemplos del momento político de entonces, que ahora poco nos dirían.

Años después, en el 2000, Michel Tournier, recientemente fallecido, publicó en España “El espejo de las ideas”. En ese libro, trata de definir las modernas “categorías “ o conceptos-clave, que “van a pares” pues cada uno tiene un contrario, ni más ni menos positivo que el otro. Pero Tournier no contrapone a sensibles y crustáceos, sino a vertebrados y crustáceos.

Si seguimos su juego, veremos que, por ejemplo, Mariano Rajoy se encuadraría claramente en el grupo de los crustáceos –como la mayor parte de los artropodos– que apuestan por la seguridad de una coraza que les protege, aunque sea al precio de una pesada inmovilidad. Como los carros blindados de la Segunfa Guerra mundial. La quitina protectora se la proporciona el partido, pero al tiempo la dicha quitina los aisla del exterior.

Por el contrario, los vertebrados, pongamos que Pedro Sánchez, disponen de fuertes órganos internos, ensamblados a un sólido esqueleto interior. Aparentan más vulnerables, pero disponen de un arma formidable: su adaptación al medio, sin caparazón se protegen de otra manera, lo que tampoco está exento de dificultades. Tournier dice que en los crustáceos, lo duro está fuera, lo blando, dentro; por el contrario, en los vertebrados, lo duro está dentro y lo blando fuera.

Y, a todo esto, ¿Dónde colocamos a Pablo Casado? Como crustáceo, tiene el interior demasiado duro, dogmático. Como vertebrado, no tiene nada de blando y flexible lo de fuera. @mundiario