Varios diputados del PSOE se declaran en rebelión contra la abstención

Miquel Iceta, líder del PSC./ Archivo
Miquel Iceta.

La decisión del domingo dejó algo de paz en el país a precio de una nueva partición en el PSOE. El PSC es el líder de la insurgencia interna.

Varios diputados del PSOE se declaran en rebelión contra la abstención

Ferraz es hoy por hoy un campo de batalla en el que sobrevivirá no el más fuerte, sino el mejor acompañado. Tras la decisión del Comité Federal de oficializar la abstención, el PSOE se ha quedado casi tan dividido como lo estaba antes, pagando con su sangre la paz de España tras casi un año de bloqueo político. La decisión dejó más que marcados los dos bandos del conflicto: la Comisión Gestora y la directiva del partido contra el PSC y un séquito de diputados convencidos del no.

Javier Fernández, jefe de la gestora y mariscal de campo de los abstencionistas, expresó que el texto por el que se ordena la abstención a los 84 legisladores no deja lugar a dudas ni a intentos de romper la disciplina de voto. Según Fernández, queda claro que el no en la primera votación debería dejar claro al país que el partido socialista no comparte las políticas del Partido Popular, y la abstención en la segunda no será más que una forma de "desbloquear la excepcional situación institucional que sufre el país", o lo que es lo mismo, evitar ir a unas terceras elecciones en modo kamikaze. "Cuando el PSOE toma una decisión es de todo el grupo parlamentario, salvo en cuestiones muy particulares que afectan a lo territorial", explicó Elena Valenciano en defensa de la decisión.

Los más firmes defensores de lo enviado desde el comité aseguran que quienes no acaten la orden deberán entregar su acta de diputados. Inmediatamente después del comité, los integrantes de éste se reunieron con la gestora. De acuerdo a fuentes internas, hay quienes en la misma continúan en la insistencia de que se considere la opción de prestar 11 diputados para extenderle la alfombra roja a Rajoy. Sin embargo Fernández y Mario Jiménez, portavoz de la comisión, insisten en que la votación debe ser en bloque para no evidenciar -más- la ruptura del partido.

Pedro Sánchez y el PSC

En medio de la incertidumbre, se asoma también el tema de Pedro Sánchez. El exsecretario general ha guardado silencio hasta ahora y tiene en alerta a los directivos del partido. Pese a que se niega a pronunciarse, su legado del no sigue muy fuerte. "Los socialistas de Baleares seguiremos siendo coherentes", dijo Francina Armengol, dejando caer que hay quienes dirán no a Rajoy con todo y la orden federal. Armengol tiene pocos actores secundarios, como Luis Tudanca, de Castilla y León, pues muchos de los que solían defender la postura de Sánchez han terminado doblando la rodilla y admitiendo que respetarán la decisión del comité.

En el caso del PSC el tema es aun más delicado. Luego de que se amenazara con romper filas, el partido catalán remató su decisión de seguir en el no a Rajoy pese a todas las cosas. Miquel Iceta, mandamás de los socialistas catalanes, es el principal promotor de esta decisión antiRajoy.

En una reunión que los delegados catalenes sostuvieron con los integrantes del Comité Federal, se acordó que siempre no iban a acatar nada que no fuera de su gusto. Sólo José Zaragoza y Antonio Balmón optaron por seguir las instrucciones de la máxima autoridad del partido. Javier Fernández asegura que trabajará en los próximos días para convencer a los siete catalanes de marchar en el mismo carril que sus compañeros. "Al PSC le viene bien estar con el PSOE", avisan fuentes internas de la agrupación de Cataluña.

"Parece que hay gente en el PSOE que tiene ganas de romper con el PSC y formar un PSOE en Cataluña. Sería un desastre", avisan en Cataluña respecto a la opción de la abstención técnica de los 11 diputados.

Lo cierto del caso es que, con todo y que la abstención ganó por 43 votos, el PSOE está hecho un desastre. La mayoría de intervenciones defendió el no, por lo que queda claro que la votación fue un puro formalismo ante el temor de que unas terceras elecciones les deje peor de lo que ya están. Sin embargo, Susana Díaz y sus más cercanos creen que el partido ya ha pasado la vergüenza y bochorno que supuso la serie de sucesos que terminó con la renuncia de Pedro Sánchez. "Han pasado veinte días y, con sus diferencias, esta reunión ha sido otra cosa. Va más rápido la recomposición y la reconstrucción de lo que parece", dijo una fuente cercana a la andaluza.@hmorales_gt

 

Varios diputados del PSOE se declaran en rebelión contra la abstención
Comentarios