Buscar

MUNDIARIO

¿Vándalos o jóvenes sensatos pero desencantados?

El vandalismo que se vivió en las calles de muchas ciudades fue protagonizado por chicos de distintos perfiles que no creen en el sistema, ni tienen nada que perder. La muestra no es representativa y merecen que se les aplique la ley.
¿Vándalos o jóvenes sensatos pero desencantados?
Una imagen del vandalismo callejero. / RR SS
Una imagen del vandalismo callejero. / RR SS

Varias ciudades padecieron disturbios protagonizados por grupos de jóvenes que protestaban contra las restricciones dictadas para evitar el avance del virus. El balance es terrorífico: contenedores quemados, mobiliario urbano destruido, terrazas destrozadas, escaparates rotos, comercios saqueados y 48 detenidos.

No conozco la filiación política de estos muchachos que rompieron la paz ciudadana. No sé si simpatizan con la ultraderecha o la ultraizquierda, si son antisistema, delincuentes habituales o simplemente unos niñatos hijos de papá que practican este vandalismo para liberar endorfinas. Es probable que en las calles su juntaran todos estos perfiles de chicos ociosos que no creen en el sistema, ni tienen nada que perder. Naturalmente, la muestra no es representativa y merecen que se les aplique la ley.

Pero no debemos despachar lo ocurrido con frases hechas, tales como “son grupos organizados y minoritarios que buscan alterar el orden con conductas violentas que disfrutan con el vandalismo...” y otros clichés similares. No se puede reducir el problema a una simple alteración del orden público en las calles porque seguro que entre esa muchachada –o en cercanía física y emocional– también había jóvenes sensatos que participan del cansancio general, desencantados con esta sociedad clínicamente enferma, económicamente arruinada y carente de esperanzas.

En su caso, no tienen horizonte de futuro, ni siquiera pueden hacer planes familiares porque lo que la sociedad les ofrece es paro –el paro juvenil en España ronda el 46 %– y, en el mejor de los casos, acceden a trabajos precarizados y temporales con sueldos de miseria.

Un 46 por cien de jóvenes parados son millones de mentes pensando, demasiados brazos caídos y muchos proyectos vitales frustrados. ¿Alguien se acuerda de ellos?

¿Hay algún plan gubernamental, algunas políticas activas de empleo juvenil? ¿Firmaron algún acuerdo los agentes sociales para el fomento de empleo digno para los jóvenes?

La juventud tiene un relevante papel como fermento renovador de la sociedad, en su seno se están forjando sus dirigentes económicos y empresariales, decía el profesor Aranguren. Por eso, los gobiernos central y autonómicos tienen que buscar, con los empresarios, salidas laborales que canalicen su ardiente vitalidad y les integren en esta sociedad en la que, dice el Gobierno, “nadie va a quedar atrás”.

Es obligado condenar los altercados y perseguir a sus autores, pero limitarse a eso es cerrar el problema en falso. La sociedad no puede arrinconar a la juventud en guetos de marginación y frustración que son la antesala de un estallido social. Si alguien no lo entiende que intente ponerse en su piel. @mundiario