Buscar

MUNDIARIO

Valle-Inclán quedaría pasmado ante lo sucedido en Cataluña

A partir de hoy, 10 de enero de 2016, va a tener unos competidores. Los episodios sucedidos en Cataluña ni Valle-Inclán en sus mejores tiempos los hubiese ideado, opina este político socialista.

Valle-Inclán quedaría pasmado ante lo sucedido en Cataluña
Carles Puigdemont.
Carles Puigdemont.

Firma

Javier Losada

Javier Losada

Médico. Exalcalde de A Coruña. Colaborador de MUNDIARIO.

Lo que ocurre en Cataluña con la elección del presidente de la Generalitat me trae recuerdos relacionados con la dramaturgia. Ramón María del Valle-Inclán fue un dramaturgo, periodista, novelista y poeta. No obstante pasó al imaginario popular como el más grande en el dominio del esperpento. Quizás llevado por su conflictiva vida, las obras que le transcendieron, en esa época del modernismo español del siglo XX, fueron aquellas donde la narración pasaba de lo cómico a lo dramático hasta llegar al esperpento. Le llevaron estas magnificas obras a ser considerado el más significado escritor de este género, el esperpento. Algunos, incluso, defienden que su vida era una pose de este tipo de narración. Así, pues, no creo decir algo incierto si digo que decir Valle-Inclán es hablar del esperpento.

A partir de hoy, 10 de enero de 2016, va a tener unos competidores. Porque lo ocurrido con los "nuevos" anticapitalistas de la CUP, la derecha nacionalista de Convergencia, y los republicanos de Esquerra le ha dejado pequeño. Los episodios sucedidos ni Valle-Inclán en sus mejores tiempos los hubiese ideado: asambleas permanentes para que la militancia decidiera, votaciones sucesivas, empates, nuevas asambleas para deshacer empates, donde dije no ahora es sí, el que más dijo no a un acuerdo se va porque parece que quería el sí, un candidato a Presidente que no va de primero sino de cuarto en la lista electoral de Barcelona y resulta que el que sale de Presidente es el que va de tercero... por Girona. Un mandato de decir no, que lo cambian en el último minuto y sin cumplir su máxima que todo lo debería aprobar la asamblea... Y además todo se consigue con la incorporación de dos tránsfugas, de dos diputados anticapitalistas y antisistema que se incorporan a la lista de los dos partidos más integrados en el sistema político y social de Cataluña y le juran fidelidad eterna. Es decir que votarán todo lo que le diga la formación contra la que compitieron, de la que adjuran por principios ideológicos, y sin rechistar. Lo que digo: un esperpento. Valle-Inclán quedaría pasmado.