Buscar

MUNDIARIO

Unidos Podemos y la conjura de los necios contra la realidad (I)

Unos y otros se resisten a la simple evidencia de que mediante la representación, y el voto ocasional, no se va a hacer ninguna revolución ni se va a subvertir el orden establecido.

Unidos Podemos y la conjura de los necios contra la realidad (I)
La ejecutiva de Podemos y Alberto Garzón optimistas con los sondeos del 26J. / Twitter @ahorapodemos
La ejecutiva de Podemos y Alberto Garzón optimistas con los sondeos del 26J. / Twitter @ahorapodemos

Ajeno a este cansino bucle, o fastidioso “día de la marmota” de la investidura, que estamos viviendo en estos días, pensando en el torrente de opiniones que se vertieron y se siguen vertiendo sobre lo sucedido el 26J tratando de explicar el fracaso de Unidos Podemos en las últimas elecciones generales, lo primero que me sorprende es precisamente eso del “tremendo fracaso” de la coalición. ¿Fracaso respecto de qué?, supongo que respecto de las expectativas creadas por los medios y las encuestas dirigidas precisamente a crear esa ilusión; porque no respecto de la realidad real, ni respecto de las previsiones que razonable y lógicamente se podían y se pueden hacer desde esa misma realidad real. Pues si desbaratar el chiringuito bipartidista y nacionalista de derechas (con PNV y la antigua Convergencia), que se había montado y funcionaba desde la Transición y que parecía eterno e inmutable, una organización popular que surge y se articula en un año y pico, sin apelar a crédito bancario ni financiación externa ninguna, sin sedes estables ni propiedades, ni medios afines o instrumentales, salvo los propios de la Red y del boca oreja; si concitar varios millones de votos alrededor de la idea del cambio de sistema político y de la honestidad, y sacudir el tablero político de este país hasta hacerlo irreconocible, contra todos y  contra todo, contra todo tipo de marrullerías y de ese descarado juego sucio de sus oponentes de clase, tanto desde los medios, como desde los aparatos políticos; si esto, que es objetivo, observable y cuantificable, es un “tremendo fracaso”, lo de Convergencia o lo del PSOE, o lo del PNV o lo de el propio PP, ¿entonces qué es?

Es curioso y muy ilustrativo de cómo funcionan los estados de opinión comprobar cómo, en medio de todo el barullo mediático y opinador que se armó, y que aún colea, muchos de los que clamaban, y aún claman, contra el potencial alucinador de los medios, luego, son víctimas predilectas de la ilusión creada por esos mismos medios; y cómo amigos y colegas que me juraban y perjuraban, poco antes, que no leían El País, ni hacían caso de las encuestas, ni siquiera del Gran Wyoming, a la postre habían creado su visión del mundo real y de las cosas reales a partir justamente de las páginas de El País, de las encuestas y de El Intermedio.

Otra cosa que me sorprendió sobremanera, al analizar los resultados y el efecto demoledor de la abstención “de izquierdas”, es que muchos de los que vienen de un fracaso histórico continuo y repetido en el espacio de la representación, elección tras elección, desde el inicio mismo de los procesos electorales de este régimen, repentinamente, consideraban, como para justificar su error, que alcanzar los millones de votos necesarios para gobernar en este país es cuestión de coser y cantar, que concitar la voluntad de al menos ocho o nueve millones de voluntades es algo tan fácil que su voto no debía haber sido en absoluto necesario, ni su abstención tan decisiva.

Igual de sorprendente que la actitud de esas otras “inteligencias de izquierdas” que consideraron, desde el principio, y aún lo consideran, pese a la evidencia, que esos millones de voluntades necesarias para gobernar constituyen un bloque homogéneo y sin fisuras ideológicas, que responden a una única visión del mundo, de la acción política y de gobierno y que, en consecuencia, admitirán sin rechistar un solo, único y monolítico discurso –cuanto más radical mejor, por supuesto–. Demasiado simple, ¿no? Ojalá fuese tan sencillo.

En general, un poderoso espejismo nos desconcertó a muchos y ha confundido hasta el final a una buena parte de los grandes defraudados por estos resultados: esa especie de Fata Morgana que fue aquella aparente “politización de la sociedad” que, tras el 15M, nos ilusionó, en efecto, a tantos, pero que finalmente no ha sido tal, o no ha sido tal y como nosotros esperábamos, como señalaba Pablo Muñoz en su artículo del 8 de mayo de este mismo año, previo al aniversario de aquellos asombrosos días de Sol, y previo, por tanto, a las últimas elecciones, titulado “¿Estamos allí todavía? Sobre la politización de la sociedad (o no)”.

Descontemos, pues –espejismos incluidos–, a todos ellos y, con ellos, a esos “profetas del pasado”, que siempre los hay en todas partes (los gremios de los economistas, periodistas y “analistas políticos” están llenos de ellos; el amigo Monedero también resultó ser uno de los de “yo ya lo sabía”), pues, en realidad, todos fueron víctimas de la misma ilusión mediática que los demás. Descontemos también a esa estupenda secta de “sabios universitarios de izquierda” metidos y perdidos en sus laberintos y jergas filosófico-sociológicas, habitantes de sus reinos de Lapuda o miembros honoríficos de la Gran Academia de Lagado, en sus extraños mundos de Gulliver; obsesionados con sus significantes llenos o vacíos; sin sospechar, acaso, que tales significantes vacíos, como socialdemocracia o máquina electoral estaban siendo re-significados delante de sus narices, en una batalla cuya munición, al fin y al cabo, no es más –nos guste o no– que puro significante.

El propio Pablo Iglesias reconocía que lo más importante que había aprendido en ese último año previo a las segundas elecciones era que en la brega política las formas es lo único que cuenta, que en este circo democrático a la inmensa mayoría no le importa que lleves la razón, ni que seas honesto o sincero, sino que “guardes las formas”; esto es, como dice una vecina de la madre de un gran amigo mío de A Coruña, que el alcalde “se vista de alcalde”, que no vaya con esas pintas de gente normal y corriente, que haga lo que haga, eso no importa, lleve el traje “de alcalde”, que no importa tanto si es corrupto o no, ni si es siquiera sensato o no, el amigo Xulio Ferreiro; lo importante es que se vista de una vez “de alcalde”, esto es, “de amo”.

No importaba, pues, que lo lógico fuese que Pablo Iglesias le ofreciese públicamente, delante de todos los ciudadanos, a Pedro Sánchez formar un gobierno de progreso (que tenían a huevo), en donde este sería presidente y el propio Pablo Iglesias vicepresidente –como era lo lógico y normal según la correlación de fuerzas en ese momento–, cuyo objetivo prioritario sería desalojar a la derecha del poder y cambiar este país, si no completamente, sí en muchos aspectos esenciales para la mayoría de nosotros; lo importante realmente no era eso, sino que se lo tenía que haber dicho en privado, a espaldas de todos nosotros, tal como lo hizo y lo pactó, a renglón seguido, este “amigo de todos”, que nos ha salido, el señor Rivera, pues él, cachorro del régimen, sí sabe guardar las formas y “vestirse de alcalde” tal como los votantes de toda la vida piden y quieren.

Descontados los que creen que votando van a hacer poco menos que la revolución, descontemos también a los que, después de sestear o de resignarse a lo mismo, y sustentar, acaso, con su voto el bipartidismo y a los corruptos durante décadas, se cabrean una vez y votan a quienes deben votar, pero como no existe la magia, salvo en Harry Potter, y no se les soluciona “su problema particular” al día siguiente, de un modo inmediato y milagroso (entiéndase bien, “su problema”, no los problemas comunes que afectan a todos), se decepcionan (se “desencantan”, se decía cuando éramos jóvenes) y dejan de hacerlo, a las primeras de cambio, porque “todos son iguales”.

Es curioso cómo unos y otros se resisten tenazmente a la simple evidencia de que mediante la representación, y el voto ocasional, no se va a hacer ninguna revolución ni se va a subvertir el orden establecido, ni tampoco se van a solucionar sus problemas particulares de un plumazo; algo que cualquiera que esté en el mundo real sabe, como lo saben muy bien los votantes de derechas, que tienen muy clarito qué hacer con sus votos y para qué sirven; algo que a muchos votantes “de izquierda”, ocasionales o no, por lo que se ha visto, les cuesta entender. Por eso, la portada de El Jueves estaba completamente equivocada, los gilipollas no son precisamente los votantes del Partido Popular, los necios y gilipollas habría que buscarlos en otro sitio. Por ejemplo entre los que se quedaron en sus casas cuando teníamos a tiro el régimen del 78.