Buscar

MUNDIARIO

Unas pinceladas políticas sobre Venezuela

La detención del diputado adeco y primer vicepresidente del Parlamento venezolano, Edgar Zambrano, marca un antes y después porque demuestra el totalitarismo de la dictadura y que no tiene miedo de la fuerza del presidente Trump.

Unas pinceladas políticas sobre Venezuela
Edgar Zambrano, vicepresidente del Parlamento venezolano, y Juan Guaidó, detrás. / Twitter Guaidó
Edgar Zambrano, vicepresidente del Parlamento venezolano, y Juan Guaidó, detrás. / Twitter Guaidó

Firma

Renatto Bautista Rojas

Renatto Bautista Rojas

El autor, RENATTO BAUTISTA ROJAS, analista político y columnista de MUNDIARIO, entre otros medios, es licenciado en Ciencia Política por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Es Maestro en Gestión de Políticas Públicas por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Es autor de los libros Medios de comunicación y política en el siglo XXI. El poder tras bambalinas (2015) y A la luz de la sombra: De Bello Gallico (2018). @mundiario

Mañana me cambiaré de apellidos para ser Villarán De la Puente y dejaré de ser aprista de corazón, para ser socialista, luego seré Alcalde de Lima, me darán una coima por 10 millones de dólares por obras construidas por mafias brasileñas, se comprobará todo el círculo de la entrega de las coimas y la Fiscalía –tan politizada– un martes me anunciará que el siguiente lunes habrá una audiencia sobre mi prisión preventiva. ¡Más Poncios Pilatos no podían ser!

La ilegal detención del diputado adeco y primer vicepresidente del Parlamento venezolano, Edgar Zambrano, me llega a una fuerte reflexión: jamás el narco dictador dejará el poder de manera pacífica. Esta detención marca un antes y después porque demuestra el totalitarismo de la dictadura y que no tiene miedo de la fuerza del presidente Trump.

Solo débiles mentales pensaron que los alemanes solos derrocarían a Hitler como que solo los italianos derrocarían a Mussolini o los europeos del Este a las dictaduras comunistas controladas desde Moscú. El narco dictador jamás será derrocado solo por los venezolanos. Pensarlo solo demuestra supina ignorancia. Los Estados Unidos nos liberaron del proyecto imperial del Káiser Guillermo II como de la insania y orgía de sangre que representó el nazismo, lo mismo, es el chavismo en Venezuela. Ya es la hora de la intervención aliada de naciones democráticas contra la narco dictadura que es respaldada por la longeva dictadura comunista en Cuba. Si cae la dictadura en Venezuela, por efecto dominó caerán sus camaradas en La Habana, La Paz y Managua.

Mis amigos me preguntan: ¿Cómo debería terminar el narco dictador? Ése no merece terminar en un exilio dorado en La Habana ni Moscú, por todos los crímenes cometidos, para que sea un ejemplo para todo dictador socialista en el Nuevo Mundo. @mundiario