La UE y la OEA consideran que no hubo irregularidades en las elecciones de Perú

Un protestante en Perú. / RR SS.
Un protestante en Perú. / RR SS.
Bruselas y Washington confían en que las autoridades electorales solucionen los pedidos de nulidad presentados por Keiko Fujimori, quien busca bloquear la proclamación de Pedro Castillo como ganador.
La UE y la OEA consideran que no hubo irregularidades en las elecciones de Perú

La comunidad internacional se pronunció sobre la incertidumbre electoral en Perú. La Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) señalaron este jueves de que la segunda vuelta presidencial, realizada el pasado 6 de junio entre el izquierdista Pedro Castillo y la conservadora Keiko Fujimori, se ha dado sin ninguna irregularidad que pudiera afectar el proceso. 

"La UE y Estados miembros en Perú consideran que el proceso electoral del 6 de junio ha sido libre y democrático. Confiamos en las autoridades electorales para la solución de los litigios pendientes dentro de los cauces legales establecidos", indicó el comunicado por sus redes sociales.

“La Misión de observadores de la OEA ha podido constatar que dichos procedimientos se han realizado con apego a la ley y a los reglamentos vigentes, y saluda que el sistema peruano cuente con las garantías del debido proceso”, dijo el organismo, por su parte, en otro comunicado. 

Estados Unidos, el martes, felicitó a Perú por haber llevado a cabo unas elecciones que consideró “modelo de democracia en la región”. En un comunicado, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, calificó también estas elecciones de “libres, justas, accesibles y pacíficas”. 

Las posiciones de Bruselas y Washington llegan en un momento clave que se vive en el país andino. El tribunal electoral ha comenzado a revisar los últimos recursos presentados por Fujimori, quien busca evitar la proclamación de Castillo como vencedor de los comicios y, por tanto, asumir como nuevo presidente peruano.

El bloqueo hacia la victoria de Castillo ha sumado una nueva arista tras la renuncia de un magistrado del tribunal electoral. Se trata de Luis Arce, quien a lo largo de las sesiones públicas del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) defendía los alegatos de los abogados de Fujimori que buscaban desestimar los votos de varias mesas de las zonas rurales, donde apoyaron en masa a Castillo.

Lo cierto es que el proceso electoral ya debió acabar. En estos días tenía que iniciarse el proceso de transición para reemplazar al actual presidente Francisco Sagasti, que abandona el cargo el próximo 28 de julio. Sin embargo, la candidata Fujimori, quien firmó un compromiso democrático que respetaría los resultados de los comicios, y los sectores conservadores que la apoyan obstaculizan la gobernabilidad del país. 

En concreto, no desean que Castillo lidere el Ejecutivo y, por eso, no hay día en que repitan la narrativa de un supuesto fraude en mesa, tal como lo hacía el expresidente estadounidense Donald Trump. El republicano buscó, mediante los tribunales, impedir que el demócrata Joe Biden se instale en la Casa Blanca. Un panorama similar que repite la derecha peruana al negarse a aceptar su derrota en las urnas. @mundiario

La UE y la OEA consideran que no hubo irregularidades en las elecciones de Perú
Comentarios