UE, cambio climático, modernización: las claves del acuerdo de Gobierno en Alemania

Miembros de la coalición tripartita en Alemania. Twitter @ABaerbock
Miembros de la coalición tripartita en Alemania. / Twitter @ABaerbock
El inédito ‘contrato’ de la primera alianza de tres partidos apuesta por una fuerte integración europea, así como por una ambiciosa agenda social, medioambiental y de digitalización.
UE, cambio climático, modernización: las claves del acuerdo de Gobierno en Alemania

Alemania tiene nuevo Gobierno de coalición. Socialdemócratas, verdes y liberales han presentado este miércoles en Berlín el acuerdo de la coalición tripartita ‘semáforo’, que marcará el final de la era de Angela Merkel, con Olaf Scholz como nuevo canciller.

El inédito ‘contrato’ de coalición -la primera alianza de tres partidos a nivel nacional en la historia de Alemania- ha sido bautizado "Atreverse a más progreso. Alianza para la libertad, la justicia y la sostenibilidad" y apuesta por una fuerte integración europea, una ambiciosa agenda social y medioambiental, así como por la modernización y la digitalización.

En palabras de Olaf Scholz se trata de acuerdo que no está caracterizado por una "política del mínimo común denominador" sino "de amplio efecto" que retrata la "fe en el progreso" que une a los tres socios. 

Pacto ‘europeísta’ 

Así, el contrato firmado por los tres partidos da muestras de mayor vuelo europeo. De hecho, en el documento presentado este miércoles la palabra Europa aparece 254 veces, frente a las 144 en las que se menciona a Alemania, según El País.

“La lectura del texto da la idea de un Gobierno muy favorable a una fuerte integración europea, con una declaración sin ambages para asegurar la primacía del Estado de derecho y una mención a cambios en los tratados”, ha explicado Guntram Wolff, director de Bruegel, un grupo de expertos económicos con sede en Bruselas.

En concreto, el proyecto del nuevo Gobierno abre la puerta a reformar las reglas de gasto de los países de la UE, defiende la unión bancaria, admite con naturalidad la emisión de deuda conjunta europea del plan de ayudas Next Generation EU.

Además, el texto acordado envía un mensaje indirecto a países como Hungría y Polonia, los díscolos vecinos del Este: “Apoyaremos las propuestas de desembolso de fondos de la Comisión Europea solo cuando se garanticen requisitos como la independencia judicial”.

Alemania propone, además, reforzar al Tribunal de Luxemburgo alargando el mandato de sus jueces a 12 años, en una maniobra para blindar la supremacía de la justicia europea.

Y en el acuerdo los tres partidos declaran que "la estabilidad de precios es fundamental para la prosperidad de Europa. Nos tomamos muy en serio las preocupaciones de la gente sobre el aumento de la inflación". "No somos los que de alguna manera nos echaremos a un lado y nos limitaremos a enviar comentarios, sino que somos los que queremos contribuir a hacer posible una Europa fuerte y soberana", ha subrayado Scholtz.

“El documento es una buena noticia para Europa porque permite explícitamente desarrollar las reglas fiscales; y además no contiene ninguna línea roja para las negociaciones futuras. Ahora corresponde a los socios europeos y a la Comisión asumir las palabras con las que se presenta la nueva coalición”, ha asegurado, por su parte, Lucas Guttenberg, subdirector del Centro Jacques Delors de la Hertie School.

 

La pandemia, el primer desafío

A nivel nacional, el reto más urgente del tripartito es la pandemia de coronavirus. En ese sentido, el nuevo Gobierno prevé implementar medidas adicionales a la nueva ley de infecciones aprobada por el Bundestag la semana pasada e incluso se plantea "estudiar" una posible "extensión" de la obligatoriedad de las vacunas, en vigor en el ejército y pronto en los centros médicos.

El Ejecutivo liderado por Scholz promete impulsar la campaña de vacunación y poner a disposición 1.000 millones de euros para primas para los trabajadores sanitarios.

Cambio climático

Un asunto clave en cada uno de los ministerios será la lucha contra la emergencia climática. Los socios han defendido que el objetivo del Gobierno es "refundar la economía social de mercado como una economía social-ecológica de mercado", lo que la co-líder verde Annalena Baerbock ha definido como un "cambio de paradigma".

Así, las partes se han comprometido a eliminar el carbón para 2030 y a poner fin a la generación de energía con gas para 2040. Para cumplir esos objetivos, Alemania planea terminar con las ventas de autos nuevos con motor de combustión para 2035, promover el uso de vehículos eléctricos, de los que esperan al menos 15 millones en las carreteras del país en los próximos diez años, así como aumentar el transporte de mercancías por ferrocarril en un 25%.

Seguridad en el plano social

La coalición semáforo ha acordado un aumento del salario mínimo a 12 euros por hora, lo que mejorará los ingresos de 10 millones de personas. En el acuerdo, las partes se comprometen asimismo a “garantizar la igualdad salarial entre hombres y mujeres y combatir la pobreza infantil”.

Mantener estables las pensiones, impulsar la construcción de 400.000 nuevas viviendas al año para garantizar el acceso a una vivienda asequible, un internet rápido, una movilidad sostenible, un mejor acceso al sistema sanitario en zonas rurales, así como una educación de calidad y  la posibilidad “de ascenso social en una sociedad caracterizada por la diversidad y que se enfrenta al desafío del reto demográfico” son otras de las líneas maestras del proyecto.

Modernización y digitalización

El acuerdo presentado contempla una gran inversión para actualizar la irregular infraestructura digital del país, además de una modernización de la administración alemana, caracterizada todavía por un extenso uso del papel, entre otras cuestiones. El líder liberal, Christian Lindner, ha definido este objetivo como "digitalizar el Estado".

Sin embargo, la gran duda es cómo operará el nuevo Gobierno a tres bandas en este y otros asuntos, en medio de las diferencias que existen, especialmente, entre los Verdes –que han impulsado un enorme programa de inversiones basado en un aumento de los impuestos- y los liberales -conocidos por su cautela fiscal-.

En su discurso, el liberal que asumirá la cartera de Finanzas ha subrayado que se cumplirá con el freno de la deuda anclado en la Constitución y se aliviará fiscalmente "a la gran mayoría" sin crear "cargas adicionales en otros sitios". El texto acordado entre las tres partes no incluye una subida de impuestos. Socialdemócratas, verdes y liberales defienden que el programa de inversiones de la coalición tripartita se financiará en parte con deuda, lo que marca un alejamiento de la ortodoxia fiscal de la era Merkel.

Antes de que Olaf Scholz pueda ser elegido canciller por el Bundestag, probablemente a principios de diciembre, el acuerdo de coalición deberá ser refrendado por los órganos ejecutivos de los tres partidos o sus miembros. SPD y FDP tienen previsto hacerlo en sendos congresos pautados para el primer fin de semana del próximo mes, mientras que los Verdes lo harán a través de una consulta con las bases. @mundiario

UE, cambio climático, modernización: las claves del acuerdo de Gobierno en Alemania