Ucrania rechaza el ultimátum sobre Mariúpol, mientras Rusia se ensaña con la resistencia

Mariúpol. / @AnfisaMotora.
Mariúpol. / @AnfisaMotora.

Moscú amenaza con “eliminar” las fuerzas ucranianas de esta ciudad portuaria ucraniana que desde el principio de la invasión ha sido uno de los principales objetivos de las tropas invasoras.

Ucrania rechaza el ultimátum sobre Mariúpol, mientras Rusia se ensaña con la resistencia

Durante el fin de semana, las fuerzas de Moscú han intensificado los ataques contra la ciudad portuaria Mariúpol. Desde el inicio de la pandemia, esta metrópolis ha sido una de las más asediadas por parte de las fuerzas rusas desde que inició la invasión.

Rusia dio un ultimátum a las fuerzas que resisten en Mariúpol para forzar su rendición ante la necesidad del Kremlin de demostrar algún trofeo ante el mundo y sus propias tropas luego del llamativo hundimiento del Moskva (Moscú), su poderoso buque de guerra en el mar Negro.

Desde Ucrania anunciaron que mantendrán su ofensiva contra las fuerzas rusas sin importar el ultimátum que dio Moscú donde afirma que “se les garantiza que se les salvará la vida” si deponen las armas. La notificación del Ministerio de Defensa tenía un plazo de duración de siete horas, pero antes de que culmine el plazo, desde Kiev ya rechazaban la posibilidad de entregar la ciudad.

Rusia promete eliminar la resistencia ucraniana

Ante el rechazo de una entrega pacifica de la ciudad, Rusia ha prometido “eliminar” a cualquier defensor ucraniano que se plantee ante sus fuerzas. El Ministerio de Defensa ruso ha informado que pidieron a los soldados que están atrincherados en la planta de Azovstal a "deponer las armas voluntariamente y rendirse para salvar sus vidas", sin embargo, "el régimen nacionalista de Kiev, según la intercepción de radio, prohibió las negociaciones sobre la rendición".

El ministerio aclaró que hay cerca de “400 mercenarios extranjeros que se unieron a las fuerzas ucranianas", incluidos canadienses y europeos, que se encuentran atrapados en la planta siderúrgica. "En caso de más resistencia, todos serán eliminados", afirmó el ministerio en el mismo comunicado.

“La situación es muy difícil en Mariúpol”, expresó por su parte el presidente Volodímir Zelenski. Nuestro ejército está bloqueado, los heridos están bloqueados. Hay una crisis humanitaria, no hay comida, ni agua, ni medicinas. Sin embargo, los muchachos se están defendiendo”, agregó durante una comparecencia ante los medios nacionales.

Desde la ONU confirmaron el desastre humanitario que se cierne sobre Mariúpol, donde cerca de 100.000 civiles “se están muriendo de hambre”, según David Beasley, director del Programa Mundial de Alimentos. “Necesitan desesperadamente alimentos, agua y calefacción”, y agrega que “las fuerzas rusas que controlan el acceso a la ciudad no han permitido la entrada de ayuda, a pesar de que hemos exigido el acceso”.

La ofensiva de Moscú sobre la ciudad se enciende luego de que las negociaciones entre Rusia y Ucrania se enfriaran nuevamente, pero también parece haber influido el hundimiento del buque insignia en el mar Negro. Para Zelenski, no es una alternativa confiar en Moscú: “no confiamos en los negociadores sobre Mariúpol. Acordamos que hubiese corredores humanitarios. Queremos sacar a los heridos, nuestras mujeres y niños, pero Rusia lo ha rechazado”. @mundiario

Ucrania rechaza el ultimátum sobre Mariúpol, mientras Rusia se ensaña con la resistencia
Comentarios