Trump recrudece sus políticas contra Cuba y entierra el deshielo impulsado por Obama

Banderas de EE UU y Cuba. / RR SS
Banderas de EE UU y Cuba. / RR SS

El presidente de Estados Unidos ha detallado las nuevas restricciones contra la isla caribeña anunciadas el pasado mes de junio. Desde este jueves entran en vigor las medidas que limitan el viaje y comercio de Washington con La Habana.

Trump recrudece sus políticas contra Cuba y entierra el deshielo impulsado por Obama

Es oficial. La “buena relación” entre Estados Unidos y Cuba ha sido destruida por Donald Trump. El mandatario republicano ha detallado este miércoles las nuevas restricciones respecto a la isla anunciadas el pasado mes de junio y con ello ha enterrado el histórico deshielo impulsado por el demócrata Barack Obama en 2014.

Según ha detallado el Departamento del Tesoro, las nuevas medidas atentan directamente contra el turismo y la debilitada economía cubana. En ese sentido, desde este jueves, fecha en la que entran en vigor las limitaciones, los ciudadanos estadounidenses tendrán más difícil la tarea de viajar hasta La Habana, ya que quedarán cerrados los resquicios que facilitaban el traslado.

El embargo de la nación norteamericana a Cuba, levantado en 1962 y blindado por el Congreso, prohíbe viajar por motivos de turismo a la isla, y establece que solo serán autorizadas las visitas que encajen dentro de 12 categorías, entre las que se incluyen los motivos familiares, educativos, de investigación o de apoyo al pueblo cubano.

Sin embargo, la buena voluntad de Obama y su esfuerzo por lograr un acercamiento entre ambos países había relajado estas políticas, y desde 2014 se había abierto una ventana para que los motivos educativos o de apoyo al pueblo cubano sirvieran también para acudir por turismo a Cuba. Este hecho tuvo un gran impacto en la economía cubana, puesto que, al parecer, los norteamericanos quedaron enganchados con el encanto de la isla: en 2016 las visitas aumentaron un 34% respecto al año anterior y en los primeros cinco meses de 2017 se igualó el número de turistas del año anterior, apunta el diario español El País.

Desde ahora, gracias a la nueva pretensión de Trump, los viajes de intercambio cultural o educativo solo se permitirán para grupos que estén auspiciados por alguna organización en EE UU y además, los jóvenes deberán ser acompañados por representantes del organismo para poder trasladarse. Pero eso no es todo. Los visitantes que logren cruzar la frontera cubana deberán tener un “horario completo” de actividades con ciudadanos cubanos, entre los que se tiene que incluir el alojarse en una casa privada o almorzar en restaurantes privados, por ejemplo.

 Relación comercial con el conglomerado militar

Además de las restricciones de viajes, Trump, ha establecido nuevas medidas para bloquear el comercio cubano. El Departamento de Estado publicó este miércoles la lista de entidades con las que los estadounidenses no pueden efectuar “transacciones financieras directas”.

"Hemos fortalecido nuestras políticas en Cuba para alejar la actividad económica de los militares cubanos y alentar al gobierno a avanzar hacia una mayor libertad política y económica para el pueblo cubano", señaló el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a través de un comunicado.

En concreto son 180 entidades las afectadas, entre las que se incluyen decenas de hoteles, tiendas turísticas o destilerías de ron. Según ha explicado el inquilino de la Casa Blanca, estas medidas buscan poner freno al beneficio financiero de los servicios militares, de inteligencia y seguridad, que controlan el 60% de la economía cubana. @mundiario

Trump recrudece sus políticas contra Cuba y entierra el deshielo impulsado por Obama
Comentarios