Trump se queda solo ante la indignación de importantes cargos republicanos

Donald Trump.
Donald Trump, presidente de EE UU. / RR SS.
El presidente, a pocos días de abandonar el cargo, enfrenta un sismo dentro de su propio partido luego de que sus seguidores asaltaran el Capitolio estadounidense cuando ocurría el conteo de votos que certificaría la victoria de su rival.
Trump se queda solo ante la indignación de importantes cargos republicanos

La gota que colmó el vaso ha llegado en la recta final del mandato de Donald Trump. El presidente invitó a sus seguidores a ir hasta el Capitolio para protestar contra el conteo de votos que le darían la victoria a su rival, de nuevo, alegando fraude sin ninguna prueba. Sus seguidores hicieron caso y terminaron asaltando uno de lo símbolos de la democracia estadounidense, algo que parece que ninguno de sus aliados vaya a perdonar.

Mientras se allanaba su salida, ya se hablaba de una posible vuelta de Trump para el 2024... algo que parece que no pasará. Las imágenes de seguidores del presidente entrando y enfrentando a la policía en el Capitolio recorrieron el mundo y causaron indignación entre la clase política estadounidense sin distinguir bandos. 

Quizás las cosas habrían sido diferentes para Trump, pero analistas políticos opinan que tardó demasiado en rechazar el ataque. Solo respondió con dureza luego de que el presidente electo, Joe Biden, saliera en un vídeo tildando los ataques de antidemocráticos. 

Ya han sido varias las voces que exigen la renuncia de Trump o que sea sacado del poder por invocación de la enmienda 25 de la Constitución. Este sería un acto emblemático, ya que el mandatario está a punto de dejar el poder el próximo 20 de enero, cuando la próxima Administración tomará posesión de la Casa Blanca.

Ante la ola que le llegó al presidente, este decidió salir desde la Casa Blanca en un vídeo pidiendo calma, condena los hechos y asegura que el próximo 20 de enero habrá una transición pacífica. Pese a esto, ya han dimitido varios cargos de su gobierno como la secretaria de Transporte, Elaine Chao, y la secretaria de Educación, Betsy DeVos. A esto, se dice que sus más poderosos aliados, el vicepresidente Mike Pence y el líder del Senado, Mitch McConnell, han roto con él tras sus continuas acusaciones de fraude sin ninguna prueba. @mundiario

Trump se queda solo ante la indignación de importantes cargos republicanos
Comentarios