Trump planea indultar a cien personas en sus últimas horas de poder

El Despacho Oval de la Casa Blanca, que Trump abandonará este martes y Biden ocupará desde el miércoles. / NBC
El Despacho Oval de la Casa Blanca, que Trump abandonará este martes y Biden ocupará desde el miércoles. / NBC
El presidente indultará este martes a un centenar de personas que cometieron diversos delitos, desde infracciones financieras hasta insurrección por el asalto al Capitolio.
Trump planea indultar a cien personas en sus últimas horas de poder

Un caudal de perdones está por llegar a Washington. El actual líder saliente de la mayor potencia mundial ha sabido aprovechar las facultades ejecutivas de su cargo para gestionar una influencia política con la que, una vez abandonada la Casa Blanca, seguirá siendo una figura de mucha relevancia para un sector de la sociedad norteamericana. Trump agotará hasta la última medida que pueda tomar para su beneficio y el de sus aliados en el ocaso de una presidencia que dejará un legado muy negativo durante décadas. 

Y es que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prepara desde este pasado domingo una serie de indultos para al menos un centenar de personas que cometieron diversos delitos, desde infracciones financieras hasta insurrección por el asalto al Capitolio el 6 de enero. El mandatario republicano, a quien solo le quedan dos días en la Casa Blanca, realizó una reunión de emergencia hace 24 horas para redactar junto a sus asesores la lista definitiva de las personas que recibirán el perdón presidencial, según fuentes cercanas a Trump citadas por varios medios estadounidenses.

En diciembre, Trump concedió indultos a varios mercenarios miembros de una compañía militar privada responsable de la matanza de cientos de civiles en Irak, así como también a varios de sus ex asesores, entre ellos su ex abogado de confianza Michael Cohen. Donald Trump no solo pasará a la historia como el primer presidente de EE UU en ser sometido dos veces a un juicio político, sino también como el que más ha explotado el poder del indulto, que le otorga la Constitución.

¿Cambio de planes?

Según la cadena CNN, el presidente saliente tenía pensado otorgar sus últimos indultos a una lista reducida de ex asesores y socios de negocios acusados de fraude financiero, pero el asalto al Congreso, que derivó en las detenciones de más de 70 personas y en súplicas de perdón por parte de varios ciudadanos radicales involucrados en el ataque ha forzado a Trump a ampliar la lista a 100 o más de 100 beneficiarios. 


Quizás también te interesa:

La justicia espera la salida de Donald Trump para que rinda cuentas


La Constitución es muy clara al expresar que el presidente solo podrá conceder indultos a quienes hayan cometido crímenes federales, es decir, en perjuicio de la nación. Sin embargo, surge la duda y se pone sobre la mesa el debate de la necesidad de reformar el Código Penal para evitar en el futuro que un mandatario abuse del uso de esta prerrogativa y perdone a alguien responsable de un delito contra la nación, como el asalto al Capitolio, o de un delito federal de orden financiero, como lavado de dinero, solo por ser un aliado político o un amigo personal, tal y como ha hecho Trump en los últimos cuatro años. 

La fuente reportada por CNN también reveló que, en caso de que Trump decida autoindultarse, figurarían también en la lista otros miembros de su familia, entre ellos su hija Ivanka y su yerno y asesor, Jared Kushner, encargado de la política exterior hacia Medio Oriente, así como su abogado personal, Rudy Giuliani, quien encabezó la ofensiva de Trump en tribunales para anular el resultado de las elecciones en varios estados, sin éxito. 

¿Trump se perdonará a sí mismo?

Hasta ahora, ningún medio estadounidense o internacional ha tenido acceso a información que confirme la intención de Trump de concederse un perdón presidencial a sí mismo, pues en caso de hacerlo, estaría admitiendo indirectamente su culpabilidad en los delitos de los que se le acusa; incitación a la insurrección, evasión de impuestos y otras infracciones de carácter civil. 

Pero las revelaciones más polémicas de esta última movida de Trump para sacar provecho de los pocos vestigios de poder que le quedan, a solo 48 horas de tener que irse de la Casa Blanca, el diario The New York Times -muy crítico con el mandatario republicano durante todo su gobierno- tuvo acceso a fuentes que dejan entrever la posibilidad de que el presidente saliente esté negociando y poniendo precio a los indultos, cuyos beneficiarios le habrían otorgado decenas de miles de dólares por adelantado para asegurarse un lugar en la lista de perdones que probablemente será anunciada este martes 19 de enero.

De confirmarse ese señalamiento, se sumaría un delito más a la causa judicial que Trump deberá enfrentar una vez regrese a la vida civil, pues ‘vender’ indultos es un abuso de poder y una clara violación a la Constitución de los Estados Unidos, tan o incluso más grave que su incitación verbal al asalto de un edificio federal, el Capitolio, con intenciones de obstruir el funcionamiento de la democracia. 

Lo que le espera al casi expresidente

El periódico neoyorquino, que también destapó el escándalo de evasión de impuestos de Trump (solo 750 dólares pagados al Fisco en los últimos 15 años), obtuvo esa información mediante entrevistas y documentos con al menos tres docenas de lobistas y abogados de presuntos delincuentes financieros, entre ellos el hijo de un ex gobernador de Arkansas, el creador de un supermercado online de drogas y un representante de la alta sociedad de Manhattan condenado por fraude, reseñó El País.

El presidente saliente echa mano de un recurso que ha sabido explotar políticamente a su favor para mantener impune a la red de aliados que sirve como soporte de su plataforma política y financiera. Es por ello que los nombres más conocidos de sus primeros indultos son Paul Manafort, su antiguo jefe de campaña; su amigo y exasesor político Roger Stone, condenado a tres años de cárcel por mentir al Congreso en la investigación de la trama rusa, y Charles Kushner, su consuegro, culpable de evasión fiscal y financiación ilegal de la campaña del republicano, así como también había perdonado al exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, condenado por mentir dos veces al FBI durante la investigación de la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016 a favor de Trump.

Entonces, el destino legal del casi expresidente podría estar signado por una serie de complicidades que lo salpican desde que inició su mandato en 2017; un verdadero cóctel explosivo de acusaciones, juicios y delitos con los que deberá lidiar ahora que volverá a ser el ciudadano y empresario Donald Trump. @mundiario

Trump planea indultar a cien personas en sus últimas horas de poder
Comentarios