Trump lanza su mayor ataque contra el fiscal de la trama rusa

Robert Mueller, fiscal especial, y Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / RR SS
Robert Mueller, fiscal especial del FBI y Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / RR SS

Acosado por la investigación, el presidente de Estados Unidos ha arremetido por primera vez de forma directa contra Robert Mueller y le ha acusado de tener un equipo copado de “demócratas y defensores de la Corrupta Hillary”.

Trump lanza su mayor ataque contra el fiscal de la trama rusa

La investigación por la trama rusa avanza y con ello el nerviosismo de Donald Trump. Acosado por la búsqueda de respuestas del FBI, el presidente de Estados Unidos, ha intentado a la desesperada desviar los focos de atención y ha arremetido por primera vez de forma directa contra el fiscal especial Robert Mueller, a quien ha acusado de tener un equipo copado de “demócratas y defensores de la Corrupta Hillary”.

El inquilino de la Casa Blanca traspasó esta semana lo que hasta ahora había sido la línea roja de su guerra contra las agencias de inteligencia de la nación, que investigan la injerencia rusa en las elecciones del 2016 y los lazos con su campaña. Trump utilizó –una vez más- su cuenta en la red social Twitter para disparar contra su principal enemigo: el intachable fiscal especial que le ha estado siguiendo los pasos de cerca.

“La investigación de Mueller nunca debió haberse iniciado ya que no hubo colusión y no hubo delito. Se basó en actividades fraudulentas y en un Dossier falso pagado por Crooked Hillary y el DNC, y se utilizó incorrectamente en FISA COURT (Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de los Estados Unidos)  para la vigilancia de mi campaña. ¡CACERÍA DE BRUJAS!”, escribió el líder republicano.

 

Esta no es la primera vez que el magnate neoyorquino arremete contra los responsables de la investigación por la trama rusa. Sin embargo, lo que ha llamado especialmente la atención del caso es que por primera vez Trump se enfrenta de tú a tú con Mueller. La jugada ha encendido las alarmas entre algunos republicanos, no solo por los ataques del presidente a la justicia sino porque ha abierto la posibilidad de que el mandatario intente despedir al fiscal especial, como ya amagó hacer el año pasado.

Además, la amenaza ha aumentado desde este viernes, cuando se despidió al exsubdirector del FBI, Andrew MacCabe, número dos del exdirector James Comey, principal fuente de una posible acusación por obstrucción a la justicia y quien fue echado apoyándose en el expediente disciplinario.

La postura del sector republicano ante esta posibilidad ha sido contundente: echar a Mueller sería el principio del fin de la presidencia del polémico Trump. “Somos un Estado de derecho”, advirtió a la cadena CNN el senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur. Mueller “ha conducido esta investigación con integridad, sin filtraciones y ofreciendo ­resultados”, defendió el ­exgobernador conservador de Nueva Jersey Chris Christie. “No creo que Trump vaya a despedir a alguien así”, añadió Christie, en un tono que más que un consejo parecía una advertencia.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos; y Robert Mueller, fiscal especial del FBI. RR SS

Donald Trump, presidente de Estados Unidos; y Robert Mueller, fiscal especial del FBI. / RR SS

Lo cierto es que cada movimiento en falso, ofensa o ataque de Trump, da cuenta de una realidad: el presidente se siente acorralado. Sus abogados han intentado poner fin al expediente e incluso han maniobrado para Mueller cese en su investigación, pero el panorama continúa tornándose oscuro. La sombra del FBI por primera vez ha alcanzado a la empresa Trump Organization; el exdirector del FBI, James Comey, está a punto de publicar un libro con su versión de los hechos, y por si fuera poco, su mano derecha, McCabe, ha dejado claro que ha facilitado a la justicia notas sobre sus contactos con el presidente sobre aquel despido, que pueden ser claves para determinar si incurrió en un delito de obstrucción a la justicia, tal como apunta La Vanguardia.

El escándalo sigue creciendo. El fiscal resiste. El cerco no ha conseguido derribar a Robert Mueller. Ni el asedio a Donald Trump. De momento. Al parecer solo resta esperar que el tiempo haga su parte y luego sabremos quién será el primero en caer. @mundiario

Trump lanza su mayor ataque contra el fiscal de la trama rusa
Comentarios