Buscar

Trump contra los inmigrantes: una batalla que desata una condena mundial

Los recientes insultos del presidente de Estados Unidos le han dado la vuelta al mundo. 54 naciones africanas exigen que el mandatario se retracte. La ONU ha tachado los comentarios de "racistas".

Trump contra los inmigrantes: una batalla que desata una condena mundial
Inmigrante contra las políticas de Trump. / Yahoo.
Inmigrante contra las políticas de Trump. / Yahoo.

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

Periodista venezolana licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Sociedad. Twitter: @mundiario

La guerra de Donald Trump contra los inmigrantes se convierte en un problema global. Los insultos del presidente de Estados Unidos le han dado la vuelta al mundo entero esta semana. “¿Por qué recibimos a gente de países de mierda?”, dijo el inquilino de la Casa Blanca tras escuchar una propuesta de restaurar un programa de protección migratoria para Haití, El Salvador y algunos países africanos. La declaración no ha dejado indiferente a la comunidad internacional.

El impresentable comentario del mandatario ha generado un amplio rechazo dentro y fuera del territorio norteamericano. La Organización de Naciones Unidas (ONU), la Unión Africana, Haití, El Salvador y algunos países de Latinoamérica criticaron con dureza los exabruptos del magnate neoyorquino. Y los reclamos también llegaron desde el propio frente de Trump: el líder de los republicanos en el Congreso, Paul Ryan, calificó las ofensas de "desgraciadas y poco útiles".

La corte de Derechos Humanos de la ONU ha sido el primer organismo en levantar la voz. “No hay otra palabra para describirlo que racista. No se puede tachar a países y continentes enteros como ‘agujeros de mierda’, retirando a sus poblaciones, que no son blancas, la entrada a EE UU”, afirmó en Ginebra un portavoz del Alto Comisionado.

Lo propio ha hecho un grupo de 54 países africanos, que tras una reunión de emergencia para evaluar los comentarios de Trump, aseguró estar "preocupado por la continua y creciente tendencia del gobierno de Estados Unidos a denigrar a África y a los descendientes africanos". Los representantes han exigido al jefe de Estado que se retracte y disculpe.

Por su parte, la cancillería de El Salvador, envió un comunicado al gobierno estadounidense en el que le recuerda las contribuciones hechas a ese país durante los atentados del 11 de septiembre de 2001 y en la reconstrucción de Nueva Orleans luego del paso del huracán Katrina en 2005 sobre esta ciudad. Por ello el Ministerio de Relaciones Exteriores demanda "respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo". El lunes, la Administración Trump anunció el fin de las protecciones para esos salvadoreños, que de no encontrar una alternativa para permanecer legalmente, serán expulsados en 2019, tal como apunta el diario español El País.

Entre tanto, el embajador de Haití en EE UU, Paul G. Altidor, también condenó los insultos de la Casa Blanca a sus ciudadanos. “Sentimos que estas afirmaciones, si fueron hechas, reflejan un desconocimiento o una falta de educación del presidente sobre Haití y su gente”, lamentó.

En Latinoamérica, el presidente de Bolivia, Evo Morales, manifestó que “al insultar a países africanos, El Salvador y Haití, Trump insulta al mundo y demuestra que su lenguaje y políticas están contaminadas de racismo, fascismo, soberbia e ignorancia del capitalismo. La historia ha demostrado que los que ofenden así, terminan tragándose sus palabras”.

En la misma línea se expresó el expresidente de México, Vicente Fox, quien aseguró que la boca del republicano “es el peor vertedero de mierda en el mundo”. Mientras que en Colombia la congresista Maria Fernanda Cabal subrayó que “Trump ha podido decir lo mismo utilizando otras palabras, sin lugar a duda un mandatario no debe usar términos vulgares. Puede decir lo que quiere decir sin ese tipo de palabras”.

A todo esto, además, habría que sumarle que, tras los innecesarios comentarios del presidente norteamericano el embajador estadounidense en Panamá ha dimitido, asegurando que “ya no puede servir bajo el Gobierno de Trump”.

Las críticas no han dejado indiferente al polémico Donald Trump. El jefe de Estado recurrió este viernes a la red social Twitter -su arma favorita-, para defenderse y negar haber calificado de esa forma a los mencionados países. “Nunca he dicho nada despectivo sobre los haitianos aparte de que Haití, obviamente, es un país muy pobre y problemático”, escribió. “Nunca dije "sácalos", añadió. “Tengo una relación maravillosa con haitianos. Probablemente debería registrar reuniones futuras. Desafortunadamente, ¡no hay confianza!”, concluyó.

Pero el magnate neoyorquino fue rápidamente desmentido por el senador del partido Demócrata, Dick Durbin, que estuvo en la reunión y confirmó los insultos que saltaron a la luz de la mano del prestigioso periódico The Washington Post. “No puedo creer que en la historia de la Casa Blanca, en esa Oficina Oval, algún presidente haya pronunciado alguna vez las palabras que escuché personalmente a nuestro presidente hablar ayer. El presidente Trump dijo cosas que fueron llenas de odio, viles y racistas. Él usó esas palabras repetidamente”, reiteró el representante. @mundiario