Trump corre el riesgo de iniciar una guerra comercial con sus aliados en vísperas de la cumbre del G-7

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá; Donald Trump, presidente de EE UU; y Emmanuel Macron, presidente de Francia. RR SS.
Justin Trudeau, primer ministro de Canadá; Donald Trump, presidente de EE UU; y Emmanuel Macron, presidente de Francia. / RR SS.

Macron, Trump y Trudeau protagonizan los titulares de la última semana donde el presidente estadounidense ha incomodado a sus homólogos. El presidente francés ya advirtió que el resto de los países pueden realizar acuerdos sin EE UU.

Trump corre el riesgo de iniciar una guerra comercial con sus aliados en vísperas de la cumbre del G-7

La batalla comercial entre los países aliados es cada vez un problema más real gracias a los continuos movimientos del presidente de EE UU, Donald Trump, que ha incomodado a sus aliados luego de romper sus compromisos en el Acuerdo de París y el Pacto nuclear con Irán. Muchas de las negociaciones se han complicado gracias a los movimientos de Trump que recientemente ha impuesto aranceles más altos a viejos aliados de EE UU, como lo son México, la Unión Europea y Canadá. En vísperas de una cumbre del G-7 que arranca este viernes en Quebec, y aseguramos que estará llena de tensión gracias a sus recientes riñas con los líderes Emmanuel Macron y Justin Trudeau.

Trump se ha presentado como un político que se distancia de esta línea, hablando sin tapujos de lo que piensa, sin importar que lo que diga puede causar una crisis política internacional

Recientemente los medios increparon a Macron sobre sus últimas conversaciones con Trump, donde aseguró que sería mejor no hablar de eso para no dejar entredicho nada y esperar a que las negociaciones siguieran su curso. Pero Trump se ha presentado como un político que se distancia de esta línea, hablando sin tapujos de lo que piensa, sin importar que lo que diga puede causar una crisis política internacional. Ahora, Washington ha puesto en marcha un plan para reducir su déficit comercial con rudeza donde se ven afectados grandes amigos de la nación donde se perfilan tanto la UE como Canadá.

Como respuesta, el presidente francés dejo claro que “puede que al presidente de Estados Unidos no le importe quedar aislado, pero al resto tampoco nos importa firmar un acuerdo de seis países”, haciendo referencia al resto de los países que conforman el G-7, que podrían conformar un mercado igual de fuerte que el de EE UU.

Ante esto y como viene siendo común, el presidente Trump le respondió en Twitter: “Por favor, díganles al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que están gravando a Estados Unidos con aranceles masivos y trabas no monetarias. El superávit comercial de la UE con EE UU es de 151.000 millones de dólares y Canadá mantiene a nuestros agricultores y otros fuera. ¡Tengo muchas ganas de verles mañana!”, atacó. Luego se refirió directamente al primer ministro canadiense: “Se pone tan indignado, sacando a la luz la relación de EE UU y Canadá por años y todo tipo de cosas... pero no menciona el hecho de que nos gravan hasta un 300% en lácteos y dañan a nuestros ganadores, ¡matan nuestra agricultura!”, enfatizó.

Ante la política incendiaria de EE UU, Macron y Trudeau han decidido unirse para defenderse del giro radical que ha emprendido Trump. Este viernes y sábado se reúnen los líderes de Japón, EE UU, Canadá, Francia, Italia, Alemania y Reino Unido; y aunque tienen previsto discutir temas como la desigualdad, empleo o género, el tema de los aranceles ocupa todo el espectro.

Este viernes y sábado se reúnen los líderes de Japón, EE UU, Canadá, Francia, Italia, Alemania y Reino Unido... el tema de los aranceles ocupa todo el espectro

Las políticas económicas de Trump no son una sorpresa, venían como parte de su paquete durante su campaña presidencial y era una de las pocas cosas que compartía con su contrincante, la demócrata Hillary Clinton; que también prometía revisar el tratado NAFTA con México y Canadá; y la Alianza del Pacífico. Sin embargo, analistas piensan que la forma en que el presidente estadounidense está abordando los temas son exagerados y ciertamente romper con sus aliados no es una movida conveniente.

Estos pactos, por ahora, no representan una gran diferencia económica, pero sus aliados temen que poco a poco Trump vaya extendiendo los aranceles hacía otros campos como los automóviles europeos. Además, se llenan de recelo al ver cómo rompió importantes acuerdos como el Pacto nuclear con Irán o el Acurdo de París. Falta por ver qué ocurrirá en la Cumbre del G-7 y si Trump está dispuesto a romper con sus aliados para cumplir sus expectativas. @mundiario 

Trump corre el riesgo de iniciar una guerra comercial con sus aliados en vísperas de la cumbre del G-7
Comentarios