Buscar

MUNDIARIO

Trump agita la investigación del Capitolio en su contra al impedir la declaración de un testigo clave

Gordon Sondland debía declarar ante el Congreso en su calidad de embajador ante la Unión Europea pero la Casa Blanca lo impide. El Partido Demócrata advierte de que esta maniobra puede ser tomada como obstrucción, catalizando así el proceso de impeachment.
Trump agita la investigación del Capitolio en su contra al impedir la declaración de un testigo clave
Gordon Sondland, embajador de EE UU ante la Unión Europea. / Twitter
Gordon Sondland, embajador de EE UU ante la Unión Europea. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

La Casa Blanca ha declarado la guerra al Capitolio tras negarse a colaborar en la investigación del impeachment contra Donald Trump. El mandatario informó de que su Administración no enviará a Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, a declarar ante el comité de inteligencia del Legislativo. Trump calificó al Congreso como un "Congreso de opereta" y por ello se niega a poner de su parte en la investigación que se conduce en su contra. La maniobra, tan típica en él, podría traer sendas consecuencias para Trump.

Lo que ha logrado el empresario con esto es no solo crear anticuerpos en la investigación que intenta aclarar si pidió al Gobierno ucraniano que investigara a un rival político, sino que encima es una obstrucción a la investigación. Con un proceso de impeachment abierto, esto no ha hecho sino reforzar el proceso en cuestión.

La respuesta llegó rápido de parte de la oposición. Adam Schiff, jefe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes y por tanto de la investigación, explicó que esta decisión es una "fuerte prueba adicional" de obstrucción al Capitolio. El Partido Demócrata lo había citado a Sondland formalmente.

“El embajador Sondland había aceptado comparecer voluntariamente, sin necesidad de una citación, para responder a las preguntas de los Comités”, comunicaron los abogados defensores de Sondland. "Pero como embajador en activo, el embajador Sondland debe acatar las órdenes del Departamento de Estado", prosigue el comunicado, firmado por Robert Lusking, abogado en jefe del equipo defensor del embajador. Lusking asegura que su cliente se encuentra "profundamente decepcionado" por haberse desplazado desde Bruselas hasta Washington para toparse con que siempre no será necesaria su declaración.

Desde su cuenta de Twitter, esa oficina de comunicación no oficial, Trump aseguró que le hubiera gustado que Sondland declarase, pero el problema es que esa declaración llegaría  ante "un Congreso de opereta, donde se ha despojado a los republicanos de sus derechos, y no se permite que los hechos salgan a la luz pública".

La oposición piensa que Sondland, un empresario hotelero que fue un importante donador en la campaña presidencial del republicano, es un testigo clave en la llamada que Trump le hizo a Volodímir Zelenski, el pasado 25 de julio. En aquella charla, el presidente de Estados Unidos le pide a su homólogo ucraniano que le hiciera "el favor" de investigar a Hunder Biden, hijo del precandidato demócrata Joe Biden, por su papel como consejero en la empresa de gas Burisma. Pese a que Ucrania no es un Estado de la UE, Sondland recibió el encargo de manejar las relaciones bilaterales.

Los mensajes de texto que han sido otorgados al Legislativo desde la semana pasada por Kurt Volker, exenviado especial de Estados Unidos para el país europeo, dejaron claro que Sondland colaboró en la presión a Zelenski para que investigara a Biden, llegando incluso a ordenar redactar un comunicado que los altos cargos de Estados Unidos querían que el mismo presiente ucraniano hiciera pública para ponerle la espada en el pecho a Biden.

De acuerdo a algunos intercambios de mensajes electrónicos entre Sondland y otros colegas despachados a Ucrania, algunos altos cargos del Departamento de Estado se mostraron preocupados porque el republicano pudo haber retenido más de 390 millones de dólares en ayuda militar al país europeo a fin de presionar a Zelenski para que investigara a los Biden. @mundiario