Buscar

Rajoy pretende anular el 155 aún en peores condiciones que cuando lo aplicó

Ciudadanos se opone porque la DUI sigue viva con su President en el "exilio" y sus discípulos prometiendo fidelidad a la causa y obediencia hasta la cárcel si es necesario.

Rajoy pretende anular el 155 aún en peores condiciones que cuando lo aplicó
Roger Torrent y Carles Puigdemont. / RR SS.
Roger Torrent y Carles Puigdemont. / RR SS.

Firma

Raúl Saavedra

Raúl Saavedra

El autor, RAÚL SAAVEDRA, es colaborador de MUNDIARIO. Es ingeniero industrial por la ETSIIM. @mundiario

El miedo es un útil sentimiento para recordarnos que las cosas pueden ir a peor si no evitamos la amenaza. Los independentistas catalanes han tomado el camino de sembrar el miedo que obliga a negociar. Oyendo el discurso de investidura de Quim Torra muchos sentimos miedo porque es el mismo objetivo que tenía ETA, meternos el susto, y si puede ser el pánico, para obligar al Estado a negociar, y eso es lo que pretenden los separatistas porque saben que es su momento, que Rajoy nunca actuará con suficiente firmeza. Son ellos los que deberían sentir miedo y estar negociando una paz honrosa pero da la sensación de que es al revés. Rajoy vive obsesionado con sacar a adelante los Presupuestos para no tener que convocar elecciones en las que teme una derrota a manos de Albert Rivera que podría dejar al PP fuera del Gobierno si C's negocia con el PSOE. El miedo que provoca la victoria de Ciudadanos acabando con el bipartidismo, preocupa también a los partidos nacionalistas y especialmente al PNV que se siente muy satisfecho con la forma actual de calcular el Cupo y su penetración en Navarra.

Oyendo el discurso de investidura de Quim Torra muchos sentimos miedo porque es el mismo objetivo que tenía ETA, meternos el susto, y si puede ser el pánico, para obligar al Estado a negociar

Quim Torra realizó un discurso incendiario de sumisión a la república catalana, a su presidente Puigdemont, y al mandato de 1-O, pese a lo cual la CUP lo ve insuficiente porque no llama claramente a la unilateralidad, a la rebelión y a seguir fuera de la ley. Los separatistas utilizan la idea de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad y se han puesto manos a la obra. La más grave es afirmar que el Parlament es soberano cuando el que es soberano es el pueblo siendo las Cámaras únicamente el Poder Legislativo. El pueblo catalán ha derrotado al independentismo en dos plebiscitos asociados a los procesos electorales. No olvidemos que el pueblo soberano llamado a referéndum aprueba la Constitución, el marco en el que cede autonomía al Parlament pero si este quiere modificar este marco ha de solicitarlo con una mayoría cualificada de 2/3 como en cualquier otro país que viva en democracia, y además someter el cambio a referéndum. Vivir en la DUI, mantenerla, alentarla, es delito aunque no se denuncie.

Lo de Cataluña no es novedoso, ya hubo muchos pueblos que se declararon independientes siendo la más curiosa la de Cartagena que pidió ser un nuevo estado de Estados Unidos. Volvió a suceder en la Segunda República pero en ningún caso el Gobierno  delegó en los jueces, tomó decisiones políticas y solucionó el problema.

La idea de aceptar el mandato del 1-O es como aceptar el referéndum de 1947 cuando se nombra a Franco Jefe de Estado, aunque aquel tuvo más garantías y no se llegó al "vote Vd. donde quiera y tantas veces como quiera porque las urnas ya van llenas y da lo mismo". Estamos ante un problema emocional donde la razón ha perdido todo su sentido. Los secesionista han declarado la guerra, han sembrado el miedo, han adoctrinado, han falseado la historia, han prometido utopías, y para mucha gente será muy difícil dejar de soñar con ello. Es necesario defender la ley con toda la fuerza que esta concede. Si no hay un sincero compromiso de cumplir la Constitución y el Estatut, pero real y no como el vergonzoso eapectáculo de los senadores de ERC que recogen el acta vestidos con camisetas amarillas con la imagen de Oriol Junqueras para "defender a los presos políticos y proclamar la república" y se les consiente, entonces el 155 no se debe retirar. Ciudadanos lo pidió el 7 de septiembre, pidió el fin del adoctrinamiento, recurrió el voto delegado, y siempre estuvo solo.

Todos los partidos empezando por el PP y todos los nacionalistas, temen su victoria anteponiendo sus intereses de partido y no se dan cuenta dd que su escalada en las encuestas viene porque el pueblo soberano cada vez le apoya más porque se neceaitan medidas políticas y recordemos que Torra será elegido porque Rajoy no quiso presentar recurso contra el voto delegado de Puigdemont. Podría haber renunciado al acta pero hasta eso sería aplaudido por la gente que quiere dejar de oírlo ya. @mundiario