El trato a la presidenta de la Comisión de la UE no es sólo Protocolo

170526138_10222132093745972_4964504525405421694_n (640x480)
Una situación insólita
El Protocolo es un lenguaje simbólico, especialmente perceptible en el espacio internacional, donde desde la Carta de las Naciones Unidad a las reglas y convenciones de Viena dejan claro cómo se deben hacer las cosas
El trato a la presidenta de la Comisión de la UE no es sólo Protocolo

En la forma como ha sido tratada por el presidente turco Erdogán (cuyo país ha retrocedido en el perfil con respecto a la mujer que instaló el creador del Estado moderno, la esposa del primer mandatario lleva velito) la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tiene varias lecturas críticas. Y entre ellas no sólo corresponde llamar la atención del musulmán Recep Tayyip Erdogan, sino la falta de reacción el jefe del Consejo Europeo, Charles Michel, dadas la propias funciones y rango ejecutivos de la señora Úrsula von der Leyen. Pero el fallo no sólo fue de Protocolo, sino algo más.

El Protocolo es un lenguaje simbólico, especialmente perceptible en el espacio internacional, donde desde la Carta de las Naciones Unidad a las reglas y convenciones de Viena dejan claro cómo se deben hacer las cosas. En el primer caso, se señala que todas las naciones del mundo son iguales en dignidad y que en las relaciones internacionales no se permite gesto, acto o símbolo alguno que suponga que un país es superior a otro, ya sea la mayor potencia o el más modesto Estado. Y por tanto hay que ser especialmente sensible en determinados actos, como éste precisamente.

Para entender esto del Protocolo vamos a citar algunos casos y procedentes que nos permitan situarnos. Cuando Tarradellas regresó del exilio y se entrevistó con Suárez para el restablecimiento de la Generalitat, de la que sería presidente, le dijo una frase que resume claramente el sentido de su entrevista: “Todo es negociable, menos el Protocolo”. Es decir, que, si desde el primer momento era tratado como “honorable president”, aunque la Generalitat todavía no existiera, ésta empezaría a ser visible en el trato a su persona.

Anécdotas de Protocolo Internacional

Es famosa la anécdota que protagonizó un embajador de Francia en los Estados Unidos en un acto en la Casa Blanca, en un acto oficial, por problemas de espacio, le preguntaron al mismo si le importaba sentarse en la segunda fila, y éste respondió: “A mi, personalmente, no; pero a Francia sí”. Estaba claro. Y en los Estados Unidos causó revuelo la foto del presidente Obama inclinándose hasta la cintura en un saludo al emperador del Japón. Los supervivientes de la II Guerra Mundial consideraron infamante su conducta. La Casa Blanca trató de disculparse y le recordaron que el gesto no era personal, sino que Obama representaba a los Estados Unidos. El asunto es muy controvertido, en cuanto si el mundo occidental, en lugar de conservar sus usos protocolarios ha de plegarse a los de países de otra cultura, incluso cuando sus mandatarios nos visitan, cuando en modo alguno es a la recíproca. El caso es especialmente controvertido con la presencia de mujeres en visitas a países musulmanes que exigen a éstas el uso de prendas que no son de uso habitual entre nosotros con sentido religioso y menos de modo impuesto. En ese sentido, se hicieron famosas las fotos de dirigentes norteamericanas sin velo al lado de las autoridades de Arabia y otros países, donde por cierto ministras socialistas se ataviaron con velo.

En el caso de la descortesía con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que por cierto se portó como una señora, la foto de pie, sin saber dónde se sienta, mientras el presidente del Consejo la mira sin hacer ni decir nada, es lamentable. Y en cuanto a musulmán turco, su gesto es coherente con la retirada de su país del Convenio Europeo contra la violencia machista. Si el presidente del Consejo Europeo tuviera reflejos, como corresponde a un caballero, debería haber cedido su sillón a la presidenta de la Comisión. El Consejo lo forman Jefes de Estado o de Gobierno de los países de la UE, su presidente y el presidente de la Comisión Europea, y tiene como misión definir la orientación y las prioridades políticas generales de la Unión Europea. La Comisión Europea es el órgano ejecutivo, la instancia responsable de elaborar propuestas de nueva legislación europea y de aplicar las decisiones del Parlamento Europeo y el Consejo de la UE.

obama-bow2 (640x480)

La polémica reverencia de Obama

Aparte de la falta de reflejos del presidente del Consejo, es de destacar la resuelta conducta de la presidenta de la Comisión, que ha dado una lección a los dos caballeros sentados ante los que supo salir airosa de esa sorprendente foto de encontrarse de pie frente a ellos. De lo que se sabe hasta ahora no se conocen explicaciones satisfactorias, pero el error no es sólo del anfitrión musulmán, sino de los propios servicios de Protocolo de la UE que deberían haber previsto el desarrollo del acto, sin suponer que un país que ha retrocedido en usos occidentales de forma pública –por mucho éxito que tengan ahora sus telenovelas—estaría al uso del Protocolo Internacional.

La actitud misógina del turco

Del turco no se puede uno fiar, y su actitud es evidentemente misógina, cuando en otras ocasiones respetó el rango del presidente de la Comisión cuando el cargo ha sido desempeñado por un hombre como lo fue el lusemburgués Jean-Claude Juncker a quien sí que daba el mismo trago de rango entonces jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk. De todos modos, la señora Ursula von der Leyen demostró tacto y mano izquierda, al sobreponerse a la desconsideración del turno, yendo al grano del asunto, por encima del modo en que fue preterida.

Ahora se dice que el jefe de Protocolo del Palacio presidencial turfo es un experto en Protocolo Internacional, pero eso no quedó demostrado, a no ser que actuara por mandato. Europa merece una disculpa de Turquía. Y todos merecemos que el presidente del Consejo una explicación y nos diga por qué se quedó sentado y tan pancho. Su disculpa echando la culpa a los servicios de Protocolo turno no cuela, aunque dice que no reaccionó para no agravar la situación. Sin duda no conoce aquello que decía Churchill de que en determinadas situaciones “no hacer nada es todavía peor que hacerlo”

El trato a la presidenta de la Comisión de la UE no es sólo Protocolo
Comentarios