Trapero se desvincula del 1-O y del 'procés' catalán

Josep Lluís Trapero en una imagen de archivo. / Twitter
Josep Lluís Trapero. / Twitter

Dice que en las reuniones con la cúpula del Govern mostró malestar por declaraciones sobre la colaboración de los Mossos.

Trapero se desvincula del 1-O y del 'procés' catalán

El exjefe de los Mossos Josep Lluís Trapero se desvinculó este viernes del referéndum soberanista del 1-O y del 'procés'. Ante la jueza, aseguró que en los días 26 y 28 de septiembre con la cúpula del Govern catalán planteó la preocupación del cuerpo policial por la seguridad ciudadana ante el referéndum y su malestar ante declaraciones públicas en las que se hablaba de que los mossos facilitarían la votación.

De acuerdo a El Periódico, en esas reuniones asistieron el expresidente Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras, Joaquim Forn, y el actual jefe de los Mossos, Ferran López, y los comisarios Molinero, Quevedo y Castellví. En esas reuniones ha basado la fiscalía su petición de que se le dejara en libertad bajo fianza de 50.000 euros, al entender que se trata de "detalles importantes".

El imputado negó haber formado parte de "un plan premeditado" para favorecer la votación del 1-O y se desmarcó del 'procés'. Sostuvo que le advirtió a la cúpula de que los mossos cumplirían el mandato del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya que prohibía el referéndum. Además, explicó que las 17 llamadas que, según la fiscalía, dirigió al entonces presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ACN), Jordi Sànchez, el 20 de septiembre las realizó por instrucción de Forn al que mantuvo informado de su desarrollo.

La jueza Carmen Lamela ha desoído la petición fiscal de fianza de 50.000 euros porque pese a la ampliación con un segundo delito de sedición (el primero era por las protestas del 21 y 21 en la Conselleria d'Economia y el último por el 1-O), así como la posibilidad de que se le impute también por organización criminal, Trapero ha comparecido en la Audiencia. La magistrada apunta a que la solicitud del ministerio público "podía ser intuida" por el imputado al haber medios que apuntaron incluso a que se pediría prisión para él.

Como destaca El Periódico, durante su tercera declaración se han conocido detalles importantes que anteriormente ocultó, como reuniones previas con el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el 'conseller' de Interior y otros mandos policiales, sobre el referéndum" del 1-O, que la fiscalía sostiene "no llevó a cabo ningún intento de impedir su celebración".

La magistrada mantiene para Trapero las comparecencias quincenales en el juzgado, la retirada del pasaporte, la prohibición de salir de España, y fijación de domicilio y teléfono, que ya le impuso en octubre. Entonces para la intendente Teresa Laplana el ministerio público solicitó una fianza de 40.000 euros que la jueza tampoco entendió necesaria.

Trapero fue relegado a tareas administrativas después de que el Gobierno aplicara el artículo 155 de la Constitución e interviniera la autonomía catalana el mismo día de la declaración unilateral de la independencia. En el duro auto por el que citó a Trapero para declarar este viernes, la magistrada consideraba que la actuación de los Mossos el 1 de octubre y en las jornadas anteriores “fue dirigida a obstruir cualquier actuación que bloquease el plan estratégico hacia la independencia”.

Trapero ya fue interrogado el 6 y el 16 de octubre por un delito de sedición en relación con los incidentes de los días 20 y 21 de septiembre, cuando la Guardia Civil lanzó la Operación Anubis contra la organización de aquella consulta prohibida por el Tribunal Constitucional. El antiguo máximo mando operativo de los Mossos se encontraba imputado con obligación de comparecer cada 15 días en el juzgado más próximo a su domicilio. @mundiario

Trapero se desvincula del 1-O y del 'procés' catalán
Comentarios