El tramo final del escrutinio de votos en Perú se agita por acusaciones de fraude

Keiko Fujimori denuncia sin pruebas un fraude en Perú.
Keiko Fujimori denuncia sin pruebas un fraude en Perú.
Keiko Fujimori denuncia sin pruebas que "hay una clara intención de boicotear la voluntad del pueblo". La OEA ha felicitado al país andino por la realización de las elecciones. 
El tramo final del escrutinio de votos en Perú se agita por acusaciones de fraude

La recta final del escrutinio de votos en Perú se agita por una denuncia inesperada. La candidata conservadora Keiko Fujimori ha señalado la existencia de irregularidades en el conteo de las boletas que constituirían un fraude electoral de la segunda vuelta presidencial. No presentó una prueba fehaciente para sustentar la acusación contra las autoridades electorales. "Hay una clara intención de boicotear la voluntad popular”, sostuvo Fujimori ante la prensa. 

La postura de Fujimori se debe a que su rival, Pedro Castillo, le ha sacado una ventaja de 95.000 votos. Inicialmente, los primeros reportes de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) favorecían a la conservadora sobre el maestro izquierdista. Sin embargo, la diferencia se fue reduciendo durante la madrugada del lunes. Al 96,387 % del escrutinio, Castillo tiene 50,281% frente a 49.719% de Fujimori. Es así que la conservadora compareció en público para lanzar las sospechas de que hay un plan que busca perjudicarla en el proceso. 

Fujimori pidió a la gente que difundiera los vídeos que demostrarían esto con el hashtag #FraudeEnMesa. Además, presentó como indicios las impugnaciones a las actas que han hecho los miembros del partido de Castillo, un procedimiento previsto en la ley del que también echa mano su formación. De hecho, cuando los resultados de una mesa no les son favorables y el documento presenta algún tipo de desperfecto, los encargados del partido perjudicado piden su nulidad. Finalmente, la autoridad electoral decide si el acta se cuenta en el computo. 

Durante la campaña, Fujimori suscribió tres compromisos —uno de ellos impulsado por el hijo mayor del Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, en la ciudad de Arequipa— de que respetaría los resultados finales de las elecciones. Sin embargo, la actitud de la hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) ha vuelto a rememorar lo ocurrido en el 2016 cuando se negó a reconocer el triunfo del economista Pedro Pablo Kuczynski, quien sufrió las censuras de sus ministros por parte del partido de ella en el Congreso. 

Por su parte, Castillo también ha repetido la teoría de un supuesto fraude. El maestro izquierdista ha pedido a sus simpatizantes que estén a la expectativa para cuidar los votos en Lima. Lo cierto es que entre él y Fujimori hay poca diferencia. En la contabilidad aún falta un porcentaje de los votos de circunscripciones rurales y de peruanos en el extranjero. Se tiene previsto conocer al ganador antes de llegar al próximo fin de semana. 

En tanto, frente a las acusaciones sin pruebas, el jefe de la misión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) ha felicitado a Perú por la realización de sus elecciones generales. “Reconozco a las autoridades electorales por la organización de un proceso de gran complejidad marcado por la pandemia y la polarización política”, dijo Rubén Ramírez en un vídeo difundido en Twitter.

Mientras que otro reporte de la misión de la Unión Interamericana de Organismos Electorales reconoció el esfuerzo de la ONPE, el instituto electoral peruano, y del Jurado Nacional de Elecciones “por organizar un proceso correcto y exitoso, de acuerdo con los estándares nacionales e internacionales”.

Habrán más días de incertidumbre política en Perú. @mundiario

El tramo final del escrutinio de votos en Perú se agita por acusaciones de fraude
Comentarios