Buscar

MUNDIARIO

Todo listo para el 28-A

Más de 92.000 agentes de diferentes cuerpos policiales vigilarán este domingo el buen desarrollo de las elecciones generales del 28-A. El dispositivo ha llevado al Ministerio del Interior a reforzar las medidas antiterroristas del nivel 4 de alerta y poner en marcha un plan especial para impedir ciberataques.

Todo listo para el 28-A
Especial elecciones.
Especial elecciones.

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

Tras una intensa campaña en la que las ofertas de pactos de los partidos marcaron su cierre, todo está listo ahora para el 28-A. Más de 92.000 agentes de diferentes cuerpos policiales vigilarán este domingo el buen desarrollo de las elecciones generales del 28-A, jornada en la que un total de 4.106 personas –2.105 hombres y 2.001 mujeres– competirán por un puesto en el Congreso de los Diputados.

Según los datos facilitados por el Ministerio del Interior, el operativo de seguridad para el 28-A es similar al de las últimas elecciones generales de 2011, 2015 y 2016 y supondrá un despliegue de más 45.000 guardias civiles y casi 30.000 policías nacionales. A ellos se sumarán 13.300 agentes de las policías locales y unos 4.300 efectivos de los cuerpos autonómicos de la Ertzaintza, Mossos d'Esquadra, Policía Foral de Navarra y la de Canarias. El dispositivo ha llevado al Ministerio del Interior a reforzar las medidas antiterroristas del nivel 4 de alerta y poner en marcha un plan especial para impedir ciberataques.

Cuando hay elecciones en España, los colegios abren a las 9:00 horas de la mañana de la jornada electoral y cierran a las 20:00 horas de la tarde del mismo día. Este es el tiempo en el que los ciudadanos pueden acudir a su centro de votación. Durante este periodo, la mesa electoral ha de estar formada en todo momento con al menos dos de sus miembros.

Una vez que llegue a la mesa, el elector debe identificarse. La identificación se realiza mediante: DNI, Pasaporte o Permiso de Conducir. No importa que estos documentos estén caducados, pero deben ser los originales, no siendo válidas las fotocopias. 

Identificado el elector o electora, los miembros de la mesa comprobarán su inscripción en el censo y, asimismo, que no haya votado ya ni haya solicitado el voto por correo. Una vez hechas estas comprobaciones, el elector o electora entregará por su propia mano el sobre de votación cerrado al presidente o presidenta. El presidente o presidenta, sin ocultar el sobre a la vista del público, dirá en voz alta el nombre del elector o electora y, añadiendo la expresión “vota”, entregará el sobre o sobres al elector o electora, quien los depositará en la urna o urnas. @mundiario