El terrorismo del IS es global y Europa no puede quedar fuera de la solución

Imagen captada de la TV del choque policial con los terroristas en Túnez.
Imagen captada de la TV del choque policial con los terroristas en Túnez.

"No intervendremos directamente contra el Estado Islámico", ha dicho la responsable de Exteriores de la Unión Europea, Federica Mongherini, algo falso porque ya lo han hecho y además mal.

El terrorismo del IS es global y Europa no puede quedar fuera de la solución

"No intervendremos directamente contra el Estado Islámico", ha dicho la responsable de Exteriores de la Unión Europea, Federica Mongherini, algo falso porque ya lo han hecho y además mal.

El autodenominado califato islámico carece de límites y no queremos ser conscientes de que el fin de la Yihad es el exterminio del infiel sin importar su credo y que al igual que el pueblo judío se consideran elegidos por Dios y en posesión de la verdad absoluta. Sus objetivos han sido manifestados en voz alta, entre otros que antes de cinco años habrán "recuperado" Al Ándalus, aunque no ha quedado muy claro cuáles son sus limites porque varían según el siglo que se tome como referencia.

La guerra que plantean para sus conquistas es una guerra de guerrillas y de atentados que lo mismo pueden ser en una iglesia que en una mezquita, en una boda que en una fiesta de moros y cristianos que siempre ganan los cristianos y probablemente quieran modificar ese final. 

El problema que tenemos los occidentales es que lo vemos ajeno mientras no esté planteado en nuestro territorio. Hay una alarma momentánea si nos tocan algunos compatriotas como acaba de suceder desgraciadamente en Túnez, primeras páginas de periódicos y aperturas de telediarios porque nos llena de ira que todavía hoy sucedan estas cosas, pero si al día siguiente matan en Yemen a 142 personas y dejan 300 heridos aparece la noticia en la página 22. Hay una falta de empatía frente al dolor que nos coloca en el subdesarrollo en ese aspecto.

Por cada occidental asesinado mueren cien musulmanes. ¿Y no hay que intervenir para ayudar a que eso no ocurra y la gente pacífica se pueda defender? ¿Acaso ya hemos olvidado que el califato es de Siria e Irak, países que contribuimos de forma directa a debilitar, y se alimenta de reductos como Libia que también contribuimos a desorganizar?

El terrorismo es un enemigo de la humanidad, y nadie es más humano que otro. Cuando España lo sufrió pedía ayuda internacional y especialmente a Francia, como Palestina lleva tantos años pidiendo sin ser oída. Ahora nos digamos que no intervendremos para arreglar aquello que sin nuestro apoyo no hubiese sido posible,  porque la realidad es que volveremos a intervenir cuando el enemigo entre en nuestras casa. Lo malo es que ya está en casas ajenas aunque eso parece que no duele igual.

El terrorismo del IS es global y Europa no puede quedar fuera de la solución
Comentarios