La tensión entre Trump y Moscú resurge para la última batalla de Siria en Idlib

Guerra en Siria. RR SS.
Guerra en Siria. / RR SS.

Damasco y el Kremlin bombardearon la provincia donde se agrupan más de tres millones de civiles y 30.000 rebeldes.

La tensión entre Trump y Moscú resurge para la última batalla de Siria en Idlib

Donald Trump advirtió a través de Twitter a Rusia e Irán de que no cometan el “grave error humanitario” de participar en un “descabellado ataque” del régimen de Bachar el Asad contra la provincia de Idlib, el último reducto de la oposición de Siria. “Cientos de miles de personas pueden morir. ¡No dejéis que eso suceda!”, afirmó el mandatario. Estos mensajes hacen frente al último comunicado emitido por el Kremlin, que apoya la ofensiva contra lo que llaman “nido de terroristas” que se ha convertido la región.

La ONG, Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, aseguró que el lunes al mediodía de los bombardeos aéreos sobre Idlib se había reanudado luego de haber sido interrumpidos desde el pasado 15 de agosto. Tras concentrar sus tropas y armamento, Damasco tiene todas sus miras puestas sobre la provincia que resulta ser el último lugar en pie de la oposición.

Turquía, que comparte frontera con Siria, ha movilizado y reforzado sus tropas a lo largo de la frontera mientras las Naciones Unidas advierten que de concretarse los ataques contra Idlib, es probable que hasta 800.000 refugiados sirios huyan en masa hacia Turquía. Hasta ahora, la ONU contabiliza a más de tres millones de sirios exiliados en el territorio turco desde el inicio de la guerra en 2011.

El jefe del Estado Mayor conjunto de las Fuerzas Armadas de EE UU, general Joseph Dunford, también rechaza el ataque contra la provincia donde residen unos tres millones de civiles, donde la mitad son desplazados desde otras provincias. También hacen vida hasta 30.000 insurgentes de los que una tercera parte son considerados yihadistas de Al Qaeda. La presencia de grupos como Hayat Tahrir al Islam y el Frente de Liberación Nacional también se encuentran atrincherados en la zona.

Aunque EE UU condena los ataques no se atreverá a interferir al menos que se registre la presencia de armas químicas en la zona. Así quedó claro luego de un tuit de la embajadora de EE UU ante la ONU, Nikki Haley: “Todos los ojos están puestos en las acciones de El Asad, Rusia e Irán en Idlib. Armas químicas, no”.

Staffan de Mistura, mediador de Naciones Unidas para Siria, hace un llamado para evitar un “baño de sangre” y buscar una salida política a la interminable guerra civil. El negociador destacó la reanudación de las conversaciones de paz que fracasaron el año pasado en su enésimo intento. En el nuevo esfuerzo el veterano diplomático convocó a representantes de EE UU, Arabia Saudí, Turquía, Irán y Rusia para reunirse en Teherán. De esta cita podría derivarse el aplazamiento del asalto contra Idlib con un acuerdo entre Ankara y Damasco. La misión de la ONU prevé evitar otra catástrofe de crisis humanitaria que se proyectaría a los países vecinos de Siria y previsiblemente a Europa.

La tensión entre Trump y Moscú resurge para la última batalla de Siria en Idlib
Comentarios