Buscar

MUNDIARIO

Tensión en París ante otra jornada de protestas de los chalecos amarillos

Por cuarto sábado consecutivo, los chalecos amarillos han tomado la capital francesa, unas protestas que no sólo se han extendido por todo el territorio francés, sino que han traspasado fronteras llegando hasta Bruselas.

Tensión en París ante otra jornada de protestas de los chalecos amarillos
Protesta de los chalecos amarillos en París. / Infobae.
Protesta de los chalecos amarillos en París. / Infobae.

Firma

Mario Gontade

Mario Gontade

El autor, MARIO GONTADE, es analista de la actualidad. @mundiario

Los chalecos amarillos no dan tregua. París vive este sábado, y por cuarta semana consecutiva, una nueva jornada de manifestaciones de los llamados chalecos amarillos, bajo un clima de mucha tensión tras los sucesos ocurridos en los últimos sábados. Tanto, que, de hecho, muchos comercios y monumentos de la capital francesa, desde la Torre Eiffel a la catedral de Notre Dame, han sido cerrados por temor a nuevos actos destructivos.

Bajo el lema "Todos al Elíseo" los chalecos amarillos han tomado una vez más la ciudad, cuyos teatros y operas también han cancelado sus respectivas funciones por temor a los disturbios, que no han sido repelidos del todo pese al gran despliegue policial y las detenciones preventivas con el fin de evitar otro violento sábado negro.

Desde primeras horas de la mañana, se empezó a vivir la tensión en París. Hasta los momentos, se contabilizan ya hasta 700 personas detenidas en todo el país, de las cuales más de 300 fueron puestas bajo custodia judicial según informan fuentes de la Prefectura de Polícia, que no descartan que la cifra siga aumentando. Decenas de activistas fueron arrestados incluso antes de que dieran inicio las protestas, ya que, a juicio de la policía francesa, preparaban "actos violentos contra personas o destrucción".

"¡Macron dimisión", corean miles de manifestantes en los Campos Elíseos, el epicentro hoy de las protestas en Francia, mientras otro grupo entona La Marsellesa. Las protestas, no obstante, se han extendido por todo el territorio francés, carreteras y autopistas incluidas, e incluso han traspasado fronteras: los chalecos amarillos también llegaron a Bruselas, donde han sido detenidas cerca de 70 personas.

Protesta de los chalecos amarillos en París. / Reuters.Protesta de los chalecos amarillos en París. / Reuters.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, quien desde la madrugada recorrió el dispositivo de seguridad en cada punto de la ciudad, aseguró que "el Gobierno ha tendido la mano" con su disposición al diálogo y con la entrada medidas como la abolición de la subida de impuestos sobre el carburante, programas para enero. "Ahora hay que ponerse en torno a la mesa y discutir", afirmó Castaner.

Las protestas de los llamados chalecos amarillos, un movimiento sin líder ni ideología, nacieron como consecuencia de la subida del precio del carburante y la pérdida del poder adquisitivo, pero desde entonces, se han venido convirtiendo más bien en un movimiento en contra de las políticas oficiales y reformas económicas al punto de poner en jaque al presidente francés, Emmanuel Macron. @mundiario