La tensión se eleva entre los partidos del Gobierno: Podemos se querellará contra la presidenta del Congreso

Meritxell Batete, presidenta del Congreso. / Facebook @BatetMeritxell
Meritxell Batete, presidenta del Congreso. / Facebook @BatetMeritxell
La formación morada acusa a la socialista Meritxell Batet de “prevaricación” tras la retirada del escaño al diputado Alberto Rodríguez, condenado por agredir a un policía en 2014.
La tensión se eleva entre los partidos del Gobierno: Podemos se querellará contra la presidenta del Congreso

La tensión entre los partidos del Gobierno se dispara a un máximo nivel. Unidas Podemos ha anunciado este viernes que interpondrá una querella contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, por un presunto delito de prevaricación, luego de que la socialista accediese a retirar el escaño al diputado de la formación morada, Alberto Rodríguez, condenado por agredir a un policía en 2014.

 “La presidenta del Congreso conoce la sentencia y sabe que la inhabilitación de Alberto Rodríguez era para ser elegido en unas próximas elecciones durante 45 días, lo que en ningún caso implica perder el escaño”, han argumentado desde Unidas Podemos. “Presentaremos una querella contra Batet por prevaricación”. 

La iniciativa ya había sido lanzada por la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, en un tuit: “Alberto Rodríguez fue condenado a pesar de las pruebas que demuestran que él no estuvo allí. El objetivo es quitarle el escaño. El Supremo presiona a la Presidencia del Congreso para retirárselo aunque ambos saben que no es lo que dice la sentencia. Prevaricación”. Poco después, fuentes de la partido justificaban la ofensiva judicial acusando a Batet de “ceder ante la vergonzosa presión del Supremo y de la extrema derecha” frente “al criterio de los letrados de la Cámara”.

La batalla ha estallado este viernes a última hora, luego de que se confirmara que Batet se había puesto en contacto personalmente con el diputado podemita para trasladarle la decisión del Supremo, que también se ha trasladado ya a la Junta Electoral Central —a los efectos de su sustitución— y a la Secretaría General del Congreso.  

 

Pulso entre el Supremo y el Congreso

Así, Batet ha ejecutado la sentencia de inhabilitación del Tribunal Supremo, adoptada contra el criterio de los letrados de la cámara y de la Mesa del Congreso, que se expresaron favorables a que conservara su acta. La decisión ha sido tomada en medio de las presiones del Alto Tribunal, que este mismo viernes envió un nuevo escrito aclaratorio en el que dejaba claro la necesidad de ejecutar la sentencia sobre el parlamentario de Podemos.

El Supremo condenó a Alberto Rodríguez a una pena de un mes y medio de prisión, sustituida en el fallo por una multa de 540 euros, por un delito de atentado a un agente de la autoridad: el político le propinó una patada a un policía en una manifestación en La Laguna (Tenerife) en 2014. La sentencia incluía, además, una multa accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el mismo tiempo. 

Los letrados del Congreso, con la oposición de PP y Vox, revisaron el pasado martes un informe sobre el caso, que concluían que la sentencia del Supremo no debía tener efectos extra penales, por lo que Rodríguez podría preservar su escaño. Sin embargo, el presidente de la Sala de lo Penal, Manuel Marchena, no tardó en solicitar a Batet otro informe: uno que indicará cuándo comenzaría a cumplir el parlamentario podemita la pena de inhabilitación que le impuso el alto tribunal. 

En su solicitud, el tribunal además consideraba que la Mesa del Congreso había “reinterpretado” su sentencia lo que abrió un choque entre el poder judicial y el legislativo.  

Finalmente, Batet, tirando de su competencia para dar respuesta al oficio, mientras los representantes del PSOE y Unidas Podemos se posicionaban a favor de solicitar detalles al Alto Tribunal y el PP y Vox insistían en que no hacían falta más aclaraciones, ha decidido ejecutar la sentencia del Supremo y retirar el acta a Rodríguez al término de la reunión de la Mesa este viernes.   

El PSOE respalda a Batet

Por su parte, el Partido Socialista ha salido al paso para defender “su postura de respeto absoluto a la independencia judicial que se plasma siempre en el acatamiento y cumplimiento de las sentencias que dictan los tribunales en el ejercicio de sus funciones”, según fuentes de Ferraz.

“La presidenta del Congreso se ha limitado en todo momento a dar cumplimiento a la ley y a las sentencias emanadas de los tribunales y así lo ha hecho hoy de nuevo, una vez despejadas las dudas sobre su aplicación”, ha subrayado el PSOE que añade que las sentencias “se pueden recurrir pero no se pueden incumplir”. “Por todo ello, el Partido Socialista respalda la actuación a la Presidenta del Congreso en el cumplimiento escrupuloso de su deber”. 

La iniciativa judicial de Podemos llega para arrojar más leña al fuego solo unas horas después de que la formación convocara la mesa de crisis de la coalición ante la “injerencia” de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, en el proyecto estrella de la vicepresidenta segunda y titular de Trabajo, Yolanda Díaz: la reforma laboral. @mundiario

La tensión se eleva entre los partidos del Gobierno: Podemos se querellará contra la presidenta del Congreso
Comentarios