Buscar

MUNDIARIO

La tensión entre EE UU, Reino Unido y Rusia crece por la amenaza de las armas antisatélite

Washington y Londres aseguran que Moscú ha realizado pruebas con armas que tienen la capacidad para destruir satélites en el espacio; en una jugada que supone una amenaza “real, seria y creciente”. 

La tensión entre EE UU, Reino Unido y Rusia crece por la amenaza de las armas antisatélite
Donald Trump, presidente de EE UU; Vladimir Putin, presidente de Rusia; Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido. / RR SS.
Donald Trump, presidente de EE UU; Vladimir Putin, presidente de Rusia; Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido. / RR SS.

Ibed Méndez

Periodista.

Luego de acusar al gobierno de Vladimir Putin de intentar robar los datos de las vacunas contra el coronavirus, orquestar ataques cibernéticos o interferir en el referéndum del Brexit de 2016; Estados Unidos y Reino Unido vuelven a la carga contra Rusia, pero, esta vez, la batalla tiene un nuevo frente: la guerra en el espacio. Washington y Londres aseguran que Moscú ha realizado pruebas con armas que tienen la capacidad para destruir satélites en órbita. 

Las fuerzas armadas norteamericanas y británicas afirman que existen ‘pruebas’ que demuestran que Moscú realizó, a principios del mes de julio, un lanzamiento ‘no destructivo’ desde su satélite Comos 2543 (que ha estado en órbita desde 2019); en una jugada que supone una amenaza “real, seria y creciente”. 


Quizás también te interese: 

EE UU y el Reino Unido lanzan una grave acusación contra Rusia relacionada a la Covid-19


 

 

“Esta es una prueba más de los continuos esfuerzos de Rusia para desarrollar y probar sistemas basados en el espacio, y es consistente con la doctrina militar publicada por el Kremlin para emplear armas que mantengan en riesgo los activos espaciales estadounidenses y aliados”, dijo el general John W. Raymon, jefe de la Fuerza Aérea Espacial estadounidense. “Acciones de este tipo amenazan el uso pacífico del espacio y arriesgan causar escombros que podrían representar una amenaza para los satélites y los sistemas espaciales de los que depende el mundo. Hacemos un llamado a Rusia para que evite más pruebas”, añadía Harvey Smyth, jefe de la Dirección Espacial británica. 

Por su parte, Moscú defiende que las acusaciones de EE UU y Reino Unido no tienen fundamento y que Washington está aprovechando la situación para “justificar sus pasos para desplegar armas en el espacio y lograr fondos para ese fin”. “Consideramos este último ataque antirruso como parte de una campaña de información iniciada por Washington centrada en desacreditar las actividades espaciales rusas”, señalaba el Ministerio de Exteriores en un comunicado.  @mundiario