Las tecnológicas fueron las principales armas de Rusia para interferir en las presidenciales EE UU

Iconos de Facebook e Instagram. / CNN.
Iconos de Facebook e Instagram. / CNN.

Dos informes del Senado detallan la inmensa campaña de desinformación de parte del Kremlin para interferir en la vida política de EE UU. Las investigaciones reseñan que uno de los principales objetivos de los rusos ha sido el fiscal especial que se está encargado de la investigación.

Las tecnológicas fueron las principales armas de Rusia para interferir en las presidenciales EE UU

La injerencia rusa en las presidenciales del 2016 en EE UU no pararon cuando llegó Donald Trump al poder. Dos nuevos informes del Senado estadounidense detallan que el Kremlin extendió más allá sus tentáculos a través de reconocidas tecnológicas. Los responsables de las principales empresas dedicadas a las redes sociales pudieron haber “tergiversado o evadido” la información que en su momento presentaron ante el Congreso, según reseñan los medios The Washington Post y The New York Times, que han tenido acceso a los primeros borradores de los informes.

Aunque la principal señalada ha sido Facebook, han habido más redes sociales involucradas en los esfuerzos de los piratas rusos que continuaron, pasadas las elecciones, en otras redes sociales donde el objetivo no solo era la desinformación, sino atacar a varios políticos o personajes relevantes de EE UU, como el fiscal especial Robert S. Mueller, quien lidera la investigación de la trama rusa.

Las investigaciones revelan por ejemplo, que Instagram, filial de Facebook, tuvo un papel bastante relevante en el caso. Los rusos controlaban gasta 133 cuentas de la plataforma, que se entre todas reunían hasta 2.600 publicaciones al mes en 2016. La frecuencia de publicación se disparó después de las elecciones, alcanzando hasta las 6.000 en 2017. Una de las imágenes aseguraba que el fiscal especial había trabajado para “grupos islámicos radicales”. Además, en Twitter y Facebook presentaron mensajes donde afirmaban que el exdirector del FBI era corrupto y que las acusaciones de la injerencia risa eran conspiraciones sin sentido.

“Lamentablemente, parece que [los responsables de] las plataformas pueden haber tergiversado o evadido información en algunas de sus declaraciones ante el Congreso”, dice el informe de New Knowledge, una empresa de ciberseguridad que se encargó de realizar la investigación junto a la Universidad de Columbia y Canfield Research LLC. El texto asegura que la presencia en Instagram de la Agencia de Investigación de Internet (IRA, en sus siglas en inglés), una organización creada por informáticos rusos, pudo haber sido igual o más efectivo que la presencia de Facebook y su papel en las pasadas elecciones.

En abril, el dueño de Facebook, Mark Zuckerberg testificó ante el Congreso para dar explicaciones por el escándalo de la fuga masiva de datos a Cambridge Analytica que facilitó información a Rusia para interferir en las elecciones. En ese momento el CEO de la empresa llegó a decir que la campaña del Kremlin había alcanzado a 126 millones de usuarios de Facebook entre enero de 2015 y agosto de 2017 y 20 millones más en Instagram.

Las investigaciones detallan que IRA movió información a través de las redes para promover la candidatura de Trump, mientras que buscaban afectar a su principal rival, Hillary Clinton. Los esfuerzos de los rusos se repartieron entre Twitter, YouTube, Instagram o Facebook; las principales redes a nivel mundial, pero en el texto también hablan de su papel en Pinterest o PayPal.

“Lo que está claro es que todos los mensajes claramente buscaban beneficiar al Partido Republicano, y específicamente a Donald Trump”, reseña el informe que también expresa que los informáticos rusos sacaron la información de Facebook, Twitter y Alphabet, la empresa matriz de Google. @mundiario

Comentarios