La “tasa Google” se detiene una vez más con la mira puesta en la OCDE

Los logos de Facebook y Google en un smartphone. / RR SS
Los logos de Facebook y Google en un smartphone. / RR SS
La OCDE debe presentar una propuesta en octubre de este año para que las empresas tecnológicas paguen lo justo
La “tasa Google” se detiene una vez más con la mira puesta en la OCDE

La Unión Europea ha detenido su propuesta para lograr la aprobación del proyecto orientado a lograr que las multinacionales, paguen un impuesto, pese a que el G20 en su momento, haya aprobado un acuerdo en torno de este particular. La razón de ser de esta medida es logar que en el transcurso de esta semana, se alcance un diseño más apropiado y se desarrolle, en mayor medida, un plan con el fin de que se tenga una manera más completa para abordar el impuesto global que ya fue acordado en el desarrollo de la última cumbre del G20.

En este contexto la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha llegado a Bruselas y ha manifestado que considera conveniente, para toda la Unión Europea, que se replantee este asunto y que, en la medida de lo posible, se adopten “medidas fiscales adicionales” a través de cuya implementación se pueda lograr una recuperación en el ámbito económico que no pase por gravar la actividad que se desarrolla, en el seno de las grandes empresas tecnológicas.

La "Tasa Google" persigue que las empresas tecnológicas contribuyan en la recuperación económica

La Unión Europea ha postergado esta discusión justamente en el transcurso de la semana cuando Yellen se ha hecho presente en el territorio europeo, a lo que se le suma que han decidido darle tiempo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) hasta el próximo mes de octubre, cuando deben presentar el diseño del impuesto.

Se espera que en caso de que se apruebe e implemente la “tasa Google”, la Comisión Europea cuente con al menos 800.000 millones de euros que puedan ser usados para conseguir una recuperación económica. El objetivo planteado desde los inicios de la discusión en torno de esta tasa, era lograr que las grandes empresas tecnológicas, que se han beneficiado económicamente en mayor cuantía en el desarrollo de la pandemia, pudieran contribuir para lograr una recuperación económica.

Tanto la administración liderada por Donald Trump, en su momento, como la dirigida por Joe Biden, actual presidente de Estados Unidos, ha rechazado la posibilidad de que se aplique esta tasa y el alegato actual gira en torno de que es redundante, siendo que ya se ha discutido la posibilidad de que estas empresas paguen impuestos por medio de otro mecanismo, el que está desarrollando la OCDE, algo que empezaría aplicarse en el año 2023.

Las empresas tecnológicas deben pagar lo justo

Janet Yellen ha conversado este lunes con Christine Lagarde, quien es presidenta del Banco Central Europeo, con Ursula von der Leyen, jefa de la Comisión Europea, así como con Valdis Dombrovski, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea y Paolo Genriloni, comisario de Economía del mismo ente. Debe reunirse este martes con los ministros de Finanzas de la Unión Europea con el fin de discutir el impuesto mínimo global que se ha planteado Estados Unidos, algo que rechaza Hungría, Estonia e Irlanda, por ejemplo, siendo que este último ha manifestado que no niega que podría estar de acuerdo con la propuesta que desarrolle la OCDE.

De acuerdo con Yellen, “necesitamos poner fin a que las corporaciones transfieran los ingresos del capital a jurisdicciones de impuestos bajos y a los trucos contables que les permitan evitar pagar su parte justa”, a lo que ha añadido que “necesitamos asegurarnos de que la economía globalizada no siga defraudando a nuestras clases medias para que pueda permanecer abierta y libre, fomentando así el crecimiento económico y la certeza empresarial”. @mundiario

La “tasa Google” se detiene una vez más con la mira puesta en la OCDE
Comentarios