Surrealista: buscan financiación con un pelotazo para un puerto que a veces cierra

Puerto exterior de A Coruña. / Mundiario
Puerto exterior de A Coruña. / Mundiario

Este lunes el puerto exterior de A Coruña tuvo que volver a cerrarse debido al mal tiempo. Los barcos no pudieron entrar y se fueron a fondear a la ría de Ares.

Surrealista: buscan financiación con un pelotazo para un puerto que a veces cierra

El puerto exterior de A Coruña, una de las mayores obras de España en los años de la burbuja del ladrillo, es insostenible financieramente, según reconocen sus propios gestores. Y, por si fuese poco, no siempre está operativo: cuando hay mal tiempo cierra.

La situación es tan surrealista que ahora las autoridades portuarias buscan financiación, mediante todo tipo de maniobras, para un puerto que a veces no opera. De hecho, según ha sabido MUNDIARIO, este lunes 28 de marzo el puerto exterior de A Coruña tuvo que volver a cerrarse debido al mal tiempo. Los barcos no pudieron entrar y se fueron a fondear a la ría de Ares.

Una jugada cantada

El BNG ya intuyó en 2014 la gran jugada especulativa que prepara ahora el Puerto de A Coruña. Entonces su denuncia de privatización del complejo del Hotel Finisterre y del complejo deportivo de La Solana fue calificada de "absurda" desde el Puerto de A Coruña pero ahora se constata que sería cualquier cosa menos absurda. El propio Puerto de A Coruña anuncia la operación.

Los nacionalistas advirtieron en la compraventa de la concesión del Hotel Finisterre y de La Solana la "preparación de una gran operación de venta de estos terrenos", según denunció el entonces portavoz municipal del BNG, Xosé Manuel Carril.

El BNG basaba su sospecha sobre esta maniobra en el cambio de calificación de la superficie, que tanto en el PGOM como en el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) de Ciudad Vieja y Pescadería estaba considerado como espacio dotacional público y en la aprobación provisional y definitiva del PGOM se convirtió en terreno dotacional privado. Esta alteración, según el BNG, revalorizaba el precio del suelo, que si se vendiese, serviría para "resolver los problemas de financiación" del Puerto.

La Autoridad Portuaria de A Coruña es responsable de una de las peores gestiones portuarias de España, tanto en el plano financiero como comercial. De hecho, A Coruña, el puerto más caro de toda España, sigue sin conexiones diez años después. Y la Autoridad Portuaria, ahogada en deudas, tropieza con nuevas trabas para financiar su dársena exterior, en la que se gastará un mínimo de 750 millones de euros.

Los planes del Puerto coruñés
La Autoridad Portuaria de A Coruña prevé recaudar 25 millones de euros por la venta de los muelles de Batería y Calvo Sotelo y los terrenos del Hotel Finisterre y del complejo deportivo de La Solana entre 2017 y 2018. Con ese ingreso el Puerto prevé cerrar el ejercicio 2018 con un superávit de 12,3 millones de euros, de acuerdo con su Plan de Empresa 2016. Sería el único año desde 2012 y hasta 2019 en el que no sufriría pérdidas, una carga que asume el Puerto por haber asumido la financiación de las obras de la dársena de punta Langosteira.
Según un informe del diario La Opinión, el resultado del ejercicio económico de la Autoridad Portuaria pasó de beneficios a pérdidas después de 2012. Aquel año, el organismo registró un superávit de algo más de dos millones de euros, 15 millones menos, no obstante, que los que había obtenido el año anterior. La tendencia cambió en 2013, cuando las pérdidas superaron los 700.000 euros. Al año siguiente aumentó la cifra de números rojos hasta los 4,2 millones, es decir, se multiplicó por seis. Y la previsión para 2015 revela un saldo negativo superior, de 6,7 millones de euros. Las predicciones del Puerto, recogidas en su Plan de Empresa 2016, analizado por La Opinión, muestran al menos otros dos ejercicios, hasta 2017, con pérdidas millonarias: 5,1 millones en 2016 y 2,1 en 2017. 
La cifra total de los ingresos del Puerto en 2014 por la venta de sus bienes y servicios fue de 23,6 millones de euros. La Autoridad Portuaria de A Coruña predice un horizonte con leves incrementos en 2015 (24 millones) y los cuatro siguientes (hasta 31,4 millones en 2019), pese al incremento de actividad en punta Langosteira. Las deudas a largo plazo con Puertos del Estado y con los bancos alcanzarán una cifra total de 309,3 millones en 2016. La previsión de ingresos de la Autoridad Portuaria de A Coruña hace difícil que se pueda cumplir su objetivo de reducir la deuda comprometida en 75 millones de euros hasta 2019 mediante la amortización de créditos que se marcó el año 2014.

 

Surrealista: buscan financiación con un pelotazo para un puerto que a veces cierra
Comentarios