Sumar se impone ante Podemos, pero abre una nueva crisis interna

Ione Belarra, líder de Podemos, y Yolanda Díaz, líder de Sumar. / RR.SS
Ione Belarra, líder de Podemos, y Yolanda Díaz, líder de Sumar. / RR.SS
Izquierda Unida se queda fuera del Parlamento Europeo después de la controversia por su cuarto puesto en la lista de la plataforma de Yolanda Díaz.
Sumar se impone ante Podemos, pero abre una nueva crisis interna

La coalición Sumar, liderada por Estrella Galán, ha experimentado un nuevo revés en las urnas al obtener solo tres eurodiputados en las elecciones europeas, apenas uno más que Podemos, y alcanzando un 4,65 % de los votos. La candidatura de Irene Montero, que venía de meses complicados, ha conseguido un 3,27 % de los votos y dos escaños, un resultado que, aunque adverso, demuestra cierta resistencia.

El resultado ha provocado una crisis en la izquierda, especialmente con la salida de Izquierda Unida (IU) de la Eurocámara. IU, ahora coordinada por Antonio Maíllo, ha expresado su malestar y convocado a su dirección para evaluar la situación. Ernest Urtasun, portavoz de Sumar, anunció un "proceso de reflexión sosegado" para redefinir la estrategia del partido. "No son los resultados que esperábamos, pero trabajaremos por una Europa que avance en derechos", declaró Galán en una rueda de prensa junto a Urtasun.

La vicepresidenta Yolanda Díaz, quien había apoyado a Galán durante la campaña, decidió seguir los resultados desde su casa. La coalición, que cuenta con el respaldo de siete partidos, ha acusado el desgaste del proyecto de los Comuns en Cataluña, la única comunidad donde Podemos superó a Sumar. Irene Montero, desde la sede de Podemos, afirmó con alegría contenida: "Juntas nos hemos puesto en pie, y juntas seguimos caminando. No nos conformamos; este resultado es un paso necesario".

Antes de las elecciones, la dirección de Sumar había bajado las expectativas, consciente del impulso de la candidatura de Montero. El partido de Ione Belarra presentó estos comicios como "primarias" para medirse con Sumar, pero la coalición rechazó esta lectura, argumentando que los resultados no son trasladables a unas elecciones generales. Los datos de las europeas subrayan el declive de Sumar y la necesidad de una profunda reflexión.

El futuro del espacio de Yolanda Díaz

El resultado ha evidenciado la división en la izquierda. Izquierda Unida, que postergó la discusión sobre su integración en Sumar hasta después de las elecciones, abrirá ahora su propio debate interno. Manu Pineda, de IU, reconoció: "Los resultados electorales son malos, sin paliativos. Es hora de humildad y autocrítica". Eduardo Rubiño, concejal de Más Madrid, fue crítico con la dirigencia de Sumar, acusándola de no respetar a las organizaciones con arraigo territorial.

Sumar inició la campaña como favorita, pero su cabeza de lista, Estrella Galán, no logró despegar debido a su desconocimiento por parte del gran público. Galán centró su discurso en destacar el papel de Sumar como motor de avances sociales en el Gobierno, promoviendo políticas como la reducción de la jornada laboral. La formación trató de diferenciarse del PSOE, mientras que Podemos adoptó una estrategia más agresiva, con Pablo Iglesias apoyando a Montero intensamente.

En resumen, Sumar ha enfrentado un duro revés en las elecciones europeas, lo que ha llevado a una crisis interna y a la necesidad de una reevaluación de su estrategia. La división con Podemos y el desgaste del proyecto han afectado significativamente a la coalición, dejando un panorama incierto para el futuro de la izquierda en España. @mundiario

Comentarios